No hace falta estar inscrito en un fichero de morosos para averiguar cómo reducir deudas. De hecho, un deudor diligente deberá procurar siempre salir de sus deudas tan rápido como pueda.

Por suerte, en la mayoría de los casos, reducir las deudas solo requiere de organización y planificación. Sin embargo, no dejamos de lado a aquellos deudores que, en definitiva, no tienen suficientes recursos para pagar.

Es por eso que en esta ocasión presentaremos 5 métodos prácticos para reducir deudas. Ofreciendo opciones tanto para deudores solventes como para aquellos que ya se encuentran en impago. Sigue leyendo y encuentra la opción que más te conviene.

¿Estás en una situación de impago de deudas? Ya sea tarjeta revolving, intereses abusivos, un crédito exprés, o si estás en ASNEF u otros ficheros: contáctanos y te ayudaremos a solucionar tu caso particular.

Reducir deudas

Buscar formas de reducir deudas no es una actividad exclusiva de deudores insolventes. De hecho, cuando adquirimos una obligación financiera lo más responsable es tratar de reducirla tan pronto como sea posible, de esta forma evitamos la insolvencia y devolvemos a nuestro acreedor el capital que nos ha prestado.

En la actualidad existen diferentes métodos sobre cómo reducir deudas. Algunos de estos pueden ser puestos en práctica como una especie de presupuesto familiar que no amerita más que empeño y organización.

Sin embargo, existen también otros métodos que requieren más que solo organización, pues ameritan la aceptación de la otra parte (acreedor) este es el caso de la reunificación y la refinanciación, métodos que explicaremos más adelante.

Por otra parte, existe una última alternativa para aquellos deudores que ya se encuentren en estado de insolvencia, inscritos en ficheros de morosos y sin patrimonio para pagar. Se trata de la Ley de Segunda Oportunidad, una norma que permite exonerar deudas cuando la persona demuestra no contar con los recursos necesarios para pagarlas.

¿Cómo saber que me he endeudado en exceso?

cómo reducir deudas

Saber cómo reducir deudas es una habilidad que resulta útil en cualquier circunstancias, pero más que todo cuando nos hemos endeudado más de la cuenta. En este sentido, es importante saber distinguir cuándo hemos caído en endeudamiento excesivo. Para ello, deberás estar atento a las siguientes señales:

  • Has tenido que recurrir a las tarjetas de crédito para satisfacer tus necesidades básicas.
  • Estás recibiendo notificaciones de cobro de tus acreedores.
  • Te han inscrito en un fichero de morosos.
  • Cada mes terminas con menos liquidez.

Si te has identificado con una o más de las señales mencionadas, lo más recomendable es que comiences a aplicar de inmediato un método para reducir deudas de los que detallaremos más adelante.

¿Qué necesito para reducir mis deudas?

Reducir deudas es una actividad que puede cambiar por completo el rumbo de tus finanzas, pero a cambio deberás contar con los siguientes recursos:

Liquidez

Hay dos formas de reducir deudas: con y sin dinero. Más adelante nos dedicaremos a analizar los métodos para reducir deudas sin dinero. Por ahora, nos enfocaremos en los deudores que aún conservan, aunque reducida, su capacidad económica.

Para los deudores que aún tienen dinero con qué enfrentar sus deudas, pero prefieren reducirlas para salir de ellas rápido, lo primero que necesitarán es cierto nivel de liquidez.

Para determinar si tienes la liquidez necesaria, puedes aplicar un cálculo muy sencillo que consiste en sumar todos tus gastos básicos mensuales (comida, transporte, vivienda, educación, etc.). La suma que obtengas de estos gastos deberás restarla al monto neto de tus ingresos mensuales. El restante será el dinero con el que cuentas al mes para el pago de tus deudas. Si es suficiente puedes optar por uno de los métodos para reducir deudas con dinero.

Organización

El segundo recurso con el que deberás contar para reducir tus deudas es la organización. Una buena parte del endeudamiento excesivo que sufrimos los españoles se debe a una enorme falta de organización y educación financiera.

Hay personas que tienen más experiencia manejando las finanzas de la empresa para la que trabajan, que su propio presupuesto familiar. Esto trae como consecuencia que sigamos tomando decisiones erradas que terminan por endeudarnos cada vez más.

El primer paso para organizar tus finanzas personales es conocer y clasificar todas tus deudas. Para ello, deberás recopilar toda la información referente a tus deudas pendientes, volver a leer todos los contratos y sus cláusulas y reunir todos los recibos de pagos que hemos realizado.

Cuando ya cuentes con toda la información sobre tus deudas, deberás proceder a clasificarlas de acuerdo a:

  • El monto pendiente por amortizar.
  • El acreedor de cada deuda.
  • La cuota mensual de cada deuda.
  • El tipo de interés.
  • El plazo de amortización.

Un método

El tercer recurso con el que deberás contar para reducir tus deudas es un método. El método adecuado va a depender de las circunstancias de cada caso, por lo que deberás conocer cada uno de estos para definir cuál es el que más se adapta a tus necesidades.

Contar con un método te dará un punto de partida, una planificación y una serie de objetivos a corto, mediano y largo plazo. De esta forma logras un avance organizado y tangible.

Métodos para reducir deudas con dinero

cómo reducir deudas

Como hemos mencionado antes, el método a aplicar para reducir tus deudas va a depender de ciertos factores como tu capacidad económica, tu nivel patrimonial y el estado de tus deudas.

A continuación detallaremos los métodos para reducir deudas cuando aún tienes suficiente liquidez:

Método Bola de Nieve

Un método que ha demostrado ser eficiente para reducir deudas rápidamente es el denominado método de Bola de Nieve.

Se trata de una serie de pasos planificados que buscan pagar las deudas en secuencia, respondiendo a una jerarquía en base al monto de cada deuda.

Para aplicar el método de bola de nieve deberás seguir los siguientes pasos:

  • Empieza por clasificar todas tus deudas en función de su cuantía. De manera que queden todas ordenadas de menor a mayor. Esta clasificación definirá el orden en que realizarás los pagos.
  • Cuando hayas definido el orden de las deudas, deberás comenzar a hacer los aportes más importantes a la deuda más pequeña. Es decir, pagarás a todas las deudas el monto mínimo, menos a la deuda más pequeña, a la cual pagarás tanto como puedas para amortizar el capital, de esta forma disminuirás esta deuda mucho más rápido.
  • Cuando hayas pagado la deuda más pequeña, pasarás a hacer los abonos más importantes a la siguiente deuda en el orden de pagos. Como ya habrás pagado la primera deuda, deberás tomar lo que solías pagar a aquella y abonarla a esta siguiente deuda.
  • Así, cada vez que termines de pagar una deuda, tendrás más liquidez disponible para pagar la siguiente. Lo que facilitará salir de deudas de forma rápida y ordenada.
  • Al momento de llegar a las deudas más grandes, ya habrás salido de todas las deudas pequeñas, y por lo tanto tendrás más dinero disponible a fin de mes.

Método Avalancha

El método Avalancha consiste en un sistema parecido al de Bola de Nieve. La diferencia es que en el Avalancha el orden de pagos se hace en base al tipo de interés de cada deuda.

Mientras que en la Bola de Nieve comienzas pagando la deuda más pequeña, con el método Avalancha pagas primero la deuda con el interés más alto.

Puede que con este método no sientas que avanzas tan rápido como en el de bola de nieve, pero al pagar los intereses más altos primero, puedes ahorrar dinero.

La tasa de interés representa una contraprestación que pagas al banco por el beneficio de usar un dinero que no te pertenece, mientras más tardes en devolver el capital, más tiempo pasarás pagando este interés y por ende más costosa te resultará la deuda.

¿Estás en una situación de impago de deudas? Ya sea tarjeta revolving, intereses abusivos, un crédito exprés, o si estás en ASNEF u otros ficheros: contáctanos y te ayudaremos a solucionar tu caso particular.

Métodos para reducir deudas sin dinero

cómo reducir deudas

A partir de ahora nos dedicaremos a analizar los métodos para reducir deudas cuando el deudor no tiene suficiente liquidez para cubrirlas.

Refinanciación

La refinanciación es una operación financiera mediante la cual, se extingue un crédito anterior por el nacimiento de uno nuevo con nuevas y mejores condiciones.

La refinanciación puede darse de dos formas: por novación y por subrogación.

Hablamos de refinanciación por novación cuando el deudor acude a su mismo acreedor y le solicita que modifique algunas de las condiciones de su actual crédito.

Por otra parte, se habla de refinanciación por subrogación cuando la operación es solicitada ante un acreedor diferente al original. En este caso, el nuevo acreedor te otorga un crédito que extinguirá el que tenías con tu anterior banco, y de esta forma solo quedarás obligado ante el nuevo crédito de refinanciación, el cual tendrá condiciones que te facilitarán el pago.

Las condiciones que más comúnmente se modifican con la refinanciación son el plazo de amortización y las cuotas mensuales. En este sentido, el plazo de amortización se hace más largo para que así las cuotas a pagar mensualmente terminen siendo más bajas y así el deudor sea capaz de cubrirlas con sus ingresos.

Reunificación

Otro método para reducir deudas cuando no tenemos suficiente dinero para pagarlas es la reunificación.

Se trata de una operación que permite agrupar múltiples deudas en una sola cuota. ¿Cómo lo hace? Tienes que solicitar a tu acreedor o uno diferente, un crédito de reunificación, cuyo capital será calculado para cubrir la totalidad de tus deudas pendientes.

El crédito de reunificación extinguirá todas tus deudas y pasará a ser tu única obligación financiera pendiente. Además, contará con condiciones de pago más cómodas, que generalmente consisten en cuotas mensuales más bajas a cambio de un plazo de amortización más largo.

Ley de Segunda Oportunidad

Hemos dejado en última instancia el método más conveniente de todos, sobre todo cuando se trata de deudores que no tienen suficiente dinero ni patrimonio para cubrir sus deudas.

Se trata de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, la cual es una norma jurídica que permite a los deudores de buena fe exonerar una buena parte de sus deudas cuando acreditan no contar con los recursos necesarios para pagarlas.

Para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad debes cumplir con los siguientes requisitos:

  • No contar con suficiente patrimonio para cubrir tus deudas.
  • No haber exonerado tus deudas en los últimos diez años.
  • No haber rechazado ninguna oferta de empleo acorde a tus capacidades en los últimos cuatro años.
  • Probar que la insolvencia no se debe a tu imprudencia, negligencia ni dolo.

¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad?

Esta ley contempla un procedimiento dividido en tres fases principales:

Fase de negociación extrajudicial

Esta fase inicia con la solicitud en notaría por parte del deudor, quien comunica su intención de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad. Esta solicitud comienza a surtir efectos de inmediato, paralizando cualquier proceso ejecutivo o de embargo contra el deudor.

La fase de negociación extrajudicial consiste en una serie de reuniones que se celebran entre el deudor y sus acreedores, con la finalidad de tratar de llegar a un acuerdo que satisfaga a todas las partes.

Para iniciar las negociaciones el deudor deberá diseñar y presentar a sus acreedores una propuesta de plan de pagos. En esta indicará cuál es su verdadera capacidad económica, detallando sus ingresos, gastos y la relación de todas sus deudas.

Así, el deudor propone las condiciones bajo las cuales sería capaz de pagar sus deudas de forma mensual. Esta propuesta podrá ser modificada parcial o totalmente por los acreedores, quienes podrán también rechazarla por completo.

El éxito de las negociaciones extrajudiciales siempre dependerá de la disposición de los acreedores para negociar.

Esta fase tiene una duración máxima de tres meses, y el acuerdo que de ésta resulte será de obligatorio cumplimiento para todas las partes.

Si, en cambio, se extingue el plazo de tres meses sin que se haya logrado un acuerdo, el deudor estará obligado a solicitar el concurso de acreedores ante el juez mercantil.

Concurso consecutivo

La segunda fase del procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad es el concurso de acreedores. Con este se da inicio a la fase judicial, pues lo conoce el juez mercantil de la jurisdicción correspondiente.

A partir de esta fase el deudor pierde el poder de disposición sobre su patrimonio, el cual pasará a ser gestionado por el Administrador Concursal.

Este último se encargará de hacer la clasificación de los créditos, la cual establecerá el orden de pagos.

La última etapa del concurso de acreedores es la fase de liquidación, la cual es también la más importante y la de duración más prolongada y variable.

Durante la fase de liquidación patrimonial se enajenará mediante venta directa o subasta, cada uno de los bienes que conforman el patrimonio del deudor. Con el dinero obtenido de tal enajenación se cubrirán tantas deudas como sea posible.

Si, para el final de la liquidación, aún subsisten deudas sin pagar, el deudor podrá solicitar el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho.

Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho

También conocido como BEPI, es el beneficio más importante de la Ley de Segunda Oportunidad, y también una de las formas más eficientes de reducir deudas sin pagarlas.

Se trata de un beneficio concedido por el juez mercantil a aquellos deudores cuyos concursos hayan sido calificados de buena fe. Es decir, que hayan probado no haber incurrido en dolo ni imprudencia para perjudicar a sus acreedores.

Con el BEPI el juez ordena que se extingan todas las deudas que hayan quedado pendientes por pagar, liberando al deudor de toda carga y sacándolo, incluso, de todos los ficheros de morosos.

¿Necesitas ayuda?

Definir cuál es el método que más te conviene para reducir tus deudas, va a requerir de un análisis detallado de tus finanzas personales. Por lo que lo más prudente será contar con la asesoría de un profesional.

En Adiós Ficheros tenemos a tu disposición un equipo de profesionales en materia de finanzas y Derecho Bancario, quienes recibirán tu caso para analizarlo e indicarte cuál es la decisión más acertada para ti.

¿Estás en una situación de impago de deudas? Ya sea tarjeta revolving, intereses abusivos, un crédito exprés, o si estás en ASNEF u otros ficheros: contáctanos y te ayudaremos a solucionar tu caso particular.

Leave a Reply