En los últimos años y más en tiempos de pandemia, son muchos los deudores que se han visto en la obligación de declararse en insolvencia. Y es que la economía ha entrado en crisis en toda Europa trayendo consigo resultados desfavorables, no solo para el deudor que tiene que pagar sus cuentas sino también, para el acreedor que ve sus garantías por el piso.

Cuando se habla de concurso de acreedores se hace referencia a una estrategia que protege los derechos de los acreedores cuando el deudor se declara en insolvencia. Esta busca establecer acuerdos entre las partes para recuperar tanto el capital del acreedor como la credibilidad del deudor y, que más adelante, tenga la oportunidad de comenzar de nuevo su negocio.

¿Tienes impagos que no puedes cubrir? entonces sigue leyendo y descubre qué es el concurso de acreedores y cuándo solicitarlo.

Nuestro equipo asesor está especializado en la gestión y tramitación de concursos de acreedores. Contáctanos: te ayudamos a hacerlo fácil.

¿Qué es el concurso de acreedores?

qué es el concurso de acreedores

El concurso de acreedores es un proceso judicial en el cual un deudor, ya sea persona física o jurídica, informa a sus acreedores que no podrá cumplir con sus obligaciones, debido a que se encuentra en situación de insolvencia.

En este proceso, lo que se pretende es garantizar y proteger las acreencias con garantías como hipotecas y prendas. Y de igual manera proteger los acreedores más vulnerables como los trabajadores.

Algunos se refieren al concurso de acreedores como un proceso de administración de pérdidas. Pues se comienza con la certeza de que muy probablemente sea imposible cubrir todas las acreencias. Por lo que la autoridad judicial interviene para decidir cómo se sufren estas pérdidas.

¿Qué tipo de concursos de acreedores existen?

Antes de entrar al concurso de acreedores se debe cumplir con una serie de requisitos que están estipulados en la Ley Concursal (Ley 22/2003), que ha sido modificada en los últimos años por el Real Decreto Ley 3/2009 y la Ley 38/2011. El concurso puede ser un Voluntario o Forzoso.

Concurso Voluntario

El concurso de acreedores es denominado voluntario cuando es iniciado por el mismo deudor, cuando tiene conocimiento de su insolvencia actual o inminente.

El caracter voluntario del concurso surte efectos favorables para el deudor, quien tiene mayores probabilidades de ser calificado de buena fe.

Concurso Forzoso

Se dice que el concurso es forzoso o necesario cuando es iniciado por solicitud de uno o más acreedores. Quienes, al tener conocimiento de la insolvencia del deudor, piden que se inicie el procedimiento concursal para evitar ejecuciones arbitrarias y proteger sus acreencias.

¿Cuándo solicitar el concurso de acreedores?

qué significa concurso de acreedores

Este concurso deberá solicitarse ante el juzgado mercantil dentro de los dos primeros meses contados desde el momento en que el deudor o administradores hayan conocido la situación de insolvencia.

Dentro de este tiempo, el deudor puede realizar dos procedimientos valederos, uno que sería como ya hemos mencionado, solicitar directamente el concurso de acreedores o, la otra opción que sería iniciar un preconcurso de acreedores.

Con el preconcurso de acreedores el deudor tendrá tres meses donde podrá intentar conseguir un acuerdo extrajudicial con sus acreedores o solicitar una refinanciación para solventar el impago.

En cualquiera de los dos casos, si no se llegara a un acuerdo entre el deudor y el acreedor, el juez liquidará la deuda con los bienes que conforman el patrimonio del deudor.

La solicitud para el concurso de acreedores debe presentarse por escrito ante el juzgado mercantil y en este debe estar especificado el momento en que se inició la situación de insolvencia. Así como también se deberá señalar el tipo de insolvencia: actual o inminente.

Nuestro equipo asesor está especializado en la gestión y tramitación de concursos de acreedores. Contáctanos: te ayudamos a hacerlo fácil.

Insolvencia actual

Esta es cuando el deudor se encuentra con una insolvencia debido a que sus obligaciones financieras están vencidas y exigibles y sin contar con los recursos necesarios para afrontarlas.

Insolvencia inminente

Se dice que la insolvencia es inminente cuando, a pesar de no existir deudas vencidas y exigibles, el deudor no cuenta ya con los recursos para seguir cumpliendo con los pagos. Por lo que le resulta inevitable dejar de pagar y, en consecuencia, hacerse insolvente.

Fases del concurso de acreedores

El concurso de acreedores se divide en tres fases que te nombraremos según su función:

Fase común o fase inicial

En esta fase el juez estudiará el caso y evaluará la situación del deudor y determinará si se abre el concurso de acreedores o no, o si ciertas medidas son aplicables.

De ser aplicables, el concurso de acreedores se hará público a través de un Boletín Oficial del Estado. En ese momento se abre un plazo para que los acreedores presenten pruebas de sus acreencias.

A partir de los datos aportados al juez, y terminado el tiempo para presentar dichos los informes, se determinará cuál deuda es admisible y cuál no, y se delimitará la masa activa.

Fase de convenio

Durante la fase de convenio el administrador concursal propiciará la mediación entre el deudor y sus acreedores. Este administrador tratará de negociar la deuda mediante acuerdos que van desde planes de pago, plazos de espera (que no podrán ser indefinidos) reducciones o quitas.

Dichos acuerdos deberán ser sometidos a votoción entre los acreedores y de ser estos aprobados, se deberán someter de igual manera a la aprobación del juez.

Fase de liquidación

Esta es la fase que llega cuando no se logra un acuerdo entre el deudor y el acreedor, y es cuando se procede a la liquidación del patrimonio. Esta liquidación puede ser solicitada por los acreedores o por el mismo deudor en cualquier momento del proceso.

En esta fase el deudor pierde sus derechos sobre los bienes, pues pasan a ser enajenados para satisfacer las acreencias incumplidas.

Ventajas de solicitar el concurso de acreedores

Solicitar de forma voluntaria el concurso de acreedores tiene grandes ventajas para el deudor.

Esto se debe a que de esta forma está dando cumplimiento a uno de sus deberes legales. De manera que el juez puede valorar cuando es el mismo deudor quien diligentemente solicita que se le declare en insolvencia.

Por el contrario, dilatar la solicitud o, peor aún, ocultar la insolvencia, puede ser considerado por el juez como un acto de mala fe. Lo que significará que el deudor no podrá gozar de ningún tipo de beneficio, además de que le acarreará severas sanciones.

¿Necesitas Ayuda?

Si tus deudas han llegado al límite y decides declararte en concurso de acreedores, necesitarás la asesoría de un abogado especialista que resguarde tus intereses patrimoniales.

Es por esto que en Adiós Ficheros ponemos a tu disposición nuestro equipo de expertos en derecho bancario y finanzas, quienes evaluarán de forma gratuita tu caso y te orientarán sobre cómo proceder.

Nuestro equipo asesor está especializado en la gestión y tramitación de concursos de acreedores. Contáctanos: te ayudamos a hacerlo fácil.

Leave a Reply