El peor escenario financiero es tener más deudas de las que puedes pagar. Ahora bien, incluso en los panoramas más oscuros, existe una luz al final del túnel. Y en la legislación española, esa luz es la Ley de Segunda Oportunidad.

Un instrumento novedoso que permite a los deudores salir de deudas sin pagarlas. Pero que a su vez está ligado al cumplimiento de estrictos requisitos y medidas.

En este post te explicaremos todo lo relacionado a la Ley de Segunda Oportunidad: Opiniones, funcionamiento, requisitos y recomendaciones.

¿Listo para salir de deudas de una vez por todas? Sigue leyendo y ¡sabrás cómo!

En ADIOS Ficheros te ayudamos a encontrar la mejor solución para tus deudas. Trabajamos de forma honesta para que puedas librarte de las deudas de tus tarjetas, prestamo o minicréditos de la forma que mejor te convenga por tu situación.

¿Qué es la Ley de Segunda Oportunidad?

La denominada Ley de Segunda Oportunidad es un instrumento legal que se introdujo a nuestro ordenamiento jurídico recientemente. Se trata de una ley que tiene por objeto ofrecer alternativas innovadoras a las personas con deudas vencidas.

Lo que esta ley pretende es evitar que los españoles con problemas financieros permanezcan endeudados de forma indefinida, aún cuando no tengan patrimonio para pagar.

Para ello, la Ley de Segunda Oportunidad modifica ligeramente el procedimiento concursal tal y como lo conocíamos. Introduciendo una nueva fase de negociación extrajudicial y dándole al juez mercantil la posibilidad de exonerar ciertas deudas impagadas.

¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad?

El mayor cambio introducido por la Ley de Segunda Oportunidad es la posibilidad de optar a la exoneración de ciertas deudas. Lo que significa que, aún cuando no puedes pagarlos, el juez podrá eliminar impagos, y por ende ordenar que tus datos sean sacados de los ficheros de morosos.

Esto se hace a través del denominado Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho, mejor conocido como BEPI. Este consiste en la eliminación definitiva de las deudas que, luego de liquidado el patrimonio deudor, siguen sin poder ser pagadas.

Estas deudas, bajo la luz de esta ley, pasan a llamarse Pasivo Insatisfecho, y están conformadas por todos los créditos sin pagar que subsisten luego de enajenado todo el patrimonio del deudor.

Antes de la entrada en vigencia de esta ley, el pasivo insatisfecho podía subsistir de forma indefinida, de manera que, luego de liquidar todo su patrimonio en el procedimiento concursal, el deudor seguiría ligado a aquellas obligaciones financieras que hayan quedado impagadas.

Como consecuencia, miles de personas podían pasar una buena parte de su vida sin patrimonio, con deudas pendientes y además inscritos en ficheros de morosos. Todo este panorama lo que hacía era complicar aún más la reincorporación de estas personas a la economía formal del país.

¿Quién puede acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

Siempre y cuando cumplan con los requisitos exigidos por la Ley, pueden a ella acogerse tanto personas físicas como jurídicas, independientemente de si se dedican al comercio o no.

En ADIOS Ficheros te ayudamos a encontrar la mejor solución para tus deudas. Trabajamos de forma honesta para que puedas librarte de las deudas de tus tarjetas, prestamo o minicréditos de la forma que mejor te convenga por tu situación.

¿Cuáles son los requisitos para recibir el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho?

ley de segunda oportunidad para particulares
  • El primer requisito para optar a este beneficio es que, durante la fase de calificación, el concurso de acreedores sea tipificado como fortuito. Es decir, que este haya derivado de circunstancias ajenas a la voluntad del deudor, y que este, haya actuado de buena fe.
  • Por otra parte, el deudor deberá también probar que, efectivamente, no cuenta con el patrimonio suficiente para cubrir la totalidad de sus deudas impagadas.
  • Estas deudas, además, no podrán superar el límite máximo de 5 millones de euros.
  • Será necesario también que no hayas sido beneficiario de este tipo de procedimientos en los últimos diez años.
  • Y que, además, no hayas rechazado ninguna oferta de trabajo acorde a tus capacidades, en los últimos cuatro años.

Buena fe del deudor

La buena fe es un concepto que cobra especial relevancia en el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad, y en todos los procedimientos concursales en general..

Se trata de un principio contractual que analiza el comportamiento del deudor, para verificar si su insolvencia le es o no atribuible.

Un deudor de buena fe es, entonces, una persona que diligentemente ha intentado, por todos los medios a su alcance, cumplir a cabalidad sus obligaciones financieras. Pero que, por eventos fortuitos, no ha tenido éxito en sus finanzas, generando así la indeseada morosidad.

Mientras que, en cambio, se dice que un deudor es de mala fe cuando, en perjuicio de sus acreedores, ha procurado su propia insolvencia sacando maliciosamente bienes de su patrimonio. También puede considerarse de mala fe aquel deudor que haya ocultado a sus acreedores el verdadero estado de sus finanzas.

Etapas del procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad

pros y contras de la ley de segunda oportunidad

Como mencionamos antes, esta norma contempla ligeras diferencias en relación con el procedimiento concursal. Algunas de estas se ven reflejadas en las etapas que la componen, las cuales son:

Etapa extrajudicial

La primera fase de la Ley de Segunda Oportunidad está comprendida por tres meses durante los cuales el deudor podrá intentar un acuerdo de pagos con sus acreedores.

Esta etapa se inicia a solicitud del deudor, la cual deberá ser hecha en sede notarial. El propósito de esta negociación es brindar al deudor la posibilidad de cumplir con sus obligaciones financieras bajo condiciones que le sean más favorables. Evitando al mismo tiempo el procedimiento concursal, que podría dilatar aún más el proceso de pago.

Durante esta fase, el deudor deberá presentar sus propuestas de plan de pago, las cuales serán evaluadas por los acreedores, quienes podrán aceptarlas o rechazarlas de forma completa o parcial.

En todo caso, todas las propuestas serán sometidas a votación por parte de los acreedores, y si alguna llegase a prosperar, deberá ser sometida a la aprobación del juez mercantil.

Estas propuestas podrán contener un cambio de condiciones en los créditos pendientes. Al mismo tiempo de conceder quitas y esperas.

Si se consigue un acuerdo de este tipo, no será necesario avanzar a la etapa judicial. Pero si, en cambio, no se logró convenio alguno, entonces el deudor estará obligado solicitar el concurso consecutivo ante el juez mercantil competente.

Concurso consecutivo

La siguiente etapa, y que solo se iniciará a falta de un convenio de pagos, es el concurso consecutivo.

Con este se da inicio a la fase judicial del procedimiento, y se lleva a cabo ante el juez mercantil competente. Durante el concurso de acreedores se nombrará un administrador concursal que pasará a tener el poder de disposición sobre los bienes del deudor.

El concurso a su vez está dividido en varias fases, desde la determinación del patrimonio deudor hasta su liquidación y posterior calificación.

Es durante esta etapa que se define cuáles son los bienes que conforman el patrimonio deudor, se establece un orden de pagos y se pasa a enajenar, mediante subasta o venta directa, la totalidad del patrimonio

Estos fondos serán usados para solventar las deudas impagadas en el orden definido por el administrador concursal.

Otra fase importante del concurso de acreedores es su calificación. Esta se da luego de terminada la liquidación patrimonial y tiene como objeto determinar si se trata de un deudor de buena o mala fe.

Para ello, las partes involucradas podrán presentar las pruebas que crean convenientes. De esta calificación dependerá la procedencia o no del Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho.

Si concurso es calificado fortuito, entonces el deudor podrá solicitar al juez que proceda a exonerar aquellas deudas que hayas quedado sin pagar luego de la ejecución total de su patrimonio.

Beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho

Luego de la calificación del concurso, de haber sido de buena fe, el deudor podrá solicitar la aplicación del BEPI. Analizadas las circunstancias, el juez podrá acordarlo y por ende ordenar que se saquen tus datos de los ficheros de morosidad.

Ventajas de la Ley de Segunda Oportunidad

Esta ley se ha convertido en una herramienta bastante efectiva para ayudar a los españoles a enderezar sus finanzas. La razón es que ofrece grandes ventajas como:

  • Permite liberarte del 100% de tus deudas.
  • Podrás salir de los ficheros de morosos.
  • No tendrás que permanecer endeudado de forma indefinida.
  • No tendrás que pagar deudas antiguas con bienes futuros.
  • En su etapa extrajudicial, puedes obtener quitas y/o esperas.
  • Con solo solicitarla se detienen las ejecuciones individuales de los acreedores.
  • Durante el procedimiento se congelan los intereses de créditos pendientes.

Desventajas de la Ley de Segunda Oportunidad

Ahora bien, como no existe escenario perfecto, esta ley también presenta algunas desventajas como las siguientes:

  • Para optar al BEPI, tendrás que liquidar todo tu patrimonio.
  • En la actualidad, muchas personas desconocen cómo funciona este instrumento y piensan que pueden exonerar sus deudas sin liquidar sus bienes.
  • El procedimiento puede tardar años, durante los cuales seguirás inscrito en ficheros de morosos.
  • Tendrás que contratar los servicios de una abogado mercantil.

Ley de Segunda Oportunidad Opiniones

A pesar de sus desventajas, generalmente se encuentran sobre la Ley de Segunda Oportunidad opiniones favorables.

Los deudores que han escogido este camino han logrado recuperar el control sobre sus finanzas al cabo de unos años, gracias a la aplicación del BEPI.

En Adiós Ficheros consideramos que este procedimiento es actualmente la opción más favorable para los españoles que tienen más deudas que patrimonio.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el éxito de este y todos los procedimientos mercantiles, dependerá siempre de la asesoría de un profesional del derecho. Por lo que nuestra recomendación será siempre contratar a un abogado especialista en derecho bancario o mercantil.

Si no cuentas con uno de estos abogados, en Adiós Ficheros ponemos a tu disposición nuestro equipo de expertos. Quienes analizarán tu caso y te ayudarán a definir la solución que más se adapta a ti.

En ADIOS Ficheros te ayudamos a encontrar la mejor solución para tus deudas. Trabajamos de forma honesta para que puedas librarte de las deudas de tus tarjetas, prestamo o minicréditos de la forma que mejor te convenga por tu situación.

Leave a Reply