Saber cómo solucionar deudas es una necesidad no solo de deudores sino también de acreedores. Es por esto que en este post analizaremos todos los métodos recomendados para salir de deudas cuando eres tú el deudor. Pero también explicaremos cuáles son las vías que puedes utilizar para recuperar un crédito cuando eres acreedor.

En ADIOS Ficheros te ayudamos a encontrar la mejor solución para tus deudas. Trabajamos de forma honesta para que puedas librarte de las deudas de tus tarjetas, prestamo o minicréditos de la forma que mejor te convenga por tu situación.

¿A qué nos referimos con solucionar deudas?

Las deudas no deberían ser un problema, de hecho, el endeudamiento es una forma bastante eficiente de lograr crecimiento económico para tus finanzas. Es a través de diversos métodos de financiación que personas en todo el mundo logran dar respaldo económico a sus proyectos. El problemas con las deudas es, sin lugar a dudas, cuando sobrepasan nuestra capacidad de pago, es decir, el endeudamiento excesivo. Así pues, cuando hablamos de solucionar deudas nos referimos a solucionar el endeudamiento excesivo.

Ahora bien, puede también suceder que tú o tu empresa tengan problemas con deudas, pero no porque debas dinero, sino porque no logras cobrar a tus deudores. En este caso te conviene también averiguar cómo solucionar deudas, pero desde la perspectiva de un acreedor.

En definitiva, se puede decir que se está solucionando una deuda cuando se satisfacen los derechos del acreedor, pero también los del deudor. Así, se puede decir que ambas partes contractuales han sido favorecidas.

Cuando eres deudor, solucionas tus deudas cuando logras pagarla, bien sea con las condiciones originales o negociando el cambio de éstas. Mientras que, cuando eres acreedor, lo que te interesa es aplicar mecanismos eficientes para lograr el cobro efectivo de tu crédito.

Cómo solucionar deudas cuando tú eres el deudor

cómo solucionar deudas

Cuando nuestras deudas sobrepasan nuestra capacidad de pago, es necesario tomar acciones de inmediato. Prolongar una situación de endeudamiento puede desembocar en una catástrofe financiera por la que podrías perder todo tu patrimonio.

Ahora bien, no podemos proponer una solución que se adapte a todos los casos, pues los requerimientos de cada deudor dependen siempre de su situación financiera y el estatus de sus deudas. Es por esto que a continuación detallaremos diferentes métodos para salir de deudas para todos los casos:

Método Bola de Nieve

Empezamos con una solución ideal para aquellos deudores que, aunque limitada, conservan su capacidad de pago. Se trata de un método que permite organizar el pago de las deudas para acelerar el proceso de liquidación.

El método Bola de Nieve consiste en clasificar las deudas de acuerdo a su cuantía, estableciendo un nivel jerárquico para cada deuda y haciendo los pagos en función de tal clasificación.

Se ha demostrado que con este método las personas logran ver resultados efectivos en cuanto al pago de sus deudas, y esto a su vez sirve como un incentivo para mantener la disciplina de los abonos a cada cuota y así terminar por salir de todas las deudas de forma ordenada.

Para aplicar el método Bola de Nieve, debes seguir los siguientes pasos:

  • En primer lugar, deberás recopilar toda la información referente a tus deudas. Los plazos, montos por amortizar, cuotas mensuales, tasas de interés y entidad acreedora. Todos estos son datos que deberás recoger y apuntar para así tener un conocimiento detallado sobre el estatus de tus deudas.
  • Una vez que conozcas el estatus de tus deudas deberás proceder a clasificarlas. Dale siempre prioridad a las deudas que estén próximas a vencer, y luego comienza a ordenar el resto de acuerdo a su cuantía. Así, deberás ordenarlas de menor a mayor, de manera que las primeras deudas a pagar sean las más pequeñas.
  • Cuando ya tengas el orden de los pagos, deberás empezar a hacer los abonos de forma ordenada. La idea es que identifiques la primera deuda a pagar (la más pequeña) y comiences a abonar tanto como puedas. De esta forma no solo estarás haciendo el pago mínimo cada mes sino que estarás amortizando el capital y disminuyendo la deuda cada vez más rápido. Mientras haces esto, deberás seguir pagando los montos mínimos del resto de las deudas.
  • Cuando ya hayas terminado de pagar la deuda más pequeña, tendrás el dinero de esa cuota como un nuevo excedente. Este dinero deberás sumárselo al pago de la segunda deuda.
  • Así sucesivamente hasta que llegues a las deudas más grandes. Para ese momento habrás eliminado todas las deudas pequeñas y así tendrás mayor nivel de liquidez mensual para enfrentar los pagos de las deudas grandes.

Método Avalancha

Otro método que ha demostrado ser efectivo para salir de deudas de forma rápida es el método Avalancha. Se trata de un sistema bastante parecido al método Bola de Nieve. En el que se establece un orden jerárquico a cada deuda y se hacen los pagos en función a la clasificación.

La diferencia entre el método Bola de Nieve y el método Avalancha es que en el primero la clasificación se hace en función del monto pendiente por amortizar de cada deuda; mientras que en el método Avalancha la clasificación se hace en función del tipo de interés.

De forma que si en el método anterior pagabas primero la deuda de menor cuantía, en el método Avalancha pagas primero la deuda con mayor interés.

Lo que se busca con este método es salir lo antes posible de las deudas con tasas de interés más altas, pues son estos créditos los que resultan más costosos a largo plazo.

El interés representa una remuneración a favor del banco, que es pagada en función del tiempo que nos toma devolver todo el capital prestado. De manera que mientras más tiempo tardemos en liquidar la deuda, más dinero habremos invertido en el pago de intereses.

Es por esto que el método Avalancha busca eliminar primero las deudas con intereses más caros. Así, al final del proceso habrás ahorrado una cantidad importante de dinero.

En ADIOS Ficheros te ayudamos a encontrar la mejor solución para tus deudas. Trabajamos de forma honesta para que puedas librarte de las deudas de tus tarjetas, prestamo o minicréditos de la forma que mejor te convenga por tu situación.

Reunificar deudas

Hasta ahora hemos explicado dos métodos que son viables para aquellos deudores que aun conservan su capacidad de pago y que solo buscan acelerar el proceso para salir de sus deudas. Ahora bien, existe también la posibilidad de que tus ingresos se vean disminuidos o hayas contraído tantas deudas que tu nivel de liquidez mensual se vea comprometido.

En estos casos la reunificación de deudas puede ser una solución. Se trata de una forma de refinanciación mediante la cual, una persona que ha acumulado múltiples deudas, solicita un crédito en el que se agruparán todos los créditos pendientes por pagar.

En otras palabras, el deudor solicita un crédito para pagar otros. Lo que se busca es que, en vez de pagar varias cuotas mensuales, el cliente solo deba pagar una sola: la del crédito de reunificación.

La razón por la que esto puede resultar de ayuda es que el crédito de reunificación puede ofrecer mejores condiciones contractuales que las deudas anteriores.

Entre las condiciones que más favorecen a los deudores se encuentra un plazo de amortización más largo y cuotas mensuales más bajas.

La reunificación de deudas permite entonces tomarse más tiempo en devolver el capital y de esta forma adaptar la cuota mensual a nuestra capacidad de pago. De esta forma se evita caer en insolvencia y se consigue pagar los créditos de forma mucho más cómoda.

Negociar deuda

Otra solución ideal para deudores con problemas para pagar sus deudas, es la negociación. Se trata de una operación financiera más frecuente de lo que se piensa. Consiste en proponer a tu acreedor un cambio parcial de las condiciones del crédito. Con esto se busca adaptar las condiciones de pago a nuestro presupuesto mensual.

Al negociar la deuda le proponer al banco que baje el monto de la cuota mensual a cambio de alargar el plazo de amortización. Al banco le conviene porque pagarás más dinero en intereses, y a ti te conviene porque podrás cubrir la cuota mensual con tus ingresos.

También puedes negociar acortar el plazo de amortización y elevar el monto mensual a pagar a cambio de incrementar la tasa de interés del crédito.

Para negociar las condiciones de una deuda es necesario que esta se encuentre solvente, de manera que no podrás esperar hasta estar retrasado en alguna de las cuotas.

Ley de Segunda Oportunidad

Prometimos presentar opciones para todo tipo de deudores, así que no podíamos dejar por fuera a aquellas personas que no tienen suficiente dinero ni patrimonio para pagar todas sus deudas.

Se trata de deudores que han intentado todo lo posible por salir de deudas pero estas solo siguen creciendo, personas que ya se encuentran inscritas en ficheros de morosos, bien sea por endeudamiento excesivo o por haber perdido parte de sus ingresos mensuales.

Para estos deudores la opción más recomendable es acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad. Esta es una norma que permite iniciar un procedimiento de negociación extrajudicial con los acreedores, para luego liquidar el patrimonio del deudor y exonerar una buena parte de sus deudas.

La razón por la que esta ley resulta de gran ayuda es que, cuando el deudor demuestra cumplir con una serie de requisitos, el juez mercantil puede ordenar que se exonere una parte de sus deudas sin tener que pagarlas. De esta forma el deudor puede salir de los ficheros de morosos y retomar las riendas de sus finanzas.

Cómo solucionar deudas cuando tú eres el acreedor

cómo solucionar deudas

Como explicamos antes, a los acreedores también conviene saber cómo solucionar deudas. De esta forma saben cuáles son las vías a través de las cuales pueden reclamar la recuperación de sus créditos. A continuación te explicaremos cuáles son los métodos más efectivos para lograr que tus deudores te paguen:

Mediación

La forma más sencilla de recuperar un crédito cuando el deudor se niega a pagar es la mediación. Se trata de un procedimiento extrajudicial donde el conflicto es sometido al arbitraje de un mediador, quien se encargará de recopilar toda la información y documentación referente al caso.

Con la mediación se suelen llegar buenos acuerdos de pago que evitan costosos y largos procesos judiciales.

El mediador es una persona entrenada y capacitada para lograr comunicación efectiva entre las partes, así como para evaluar cada posible escenario. Con estas negociaciones puedes recuperar tu crédito bajo un acuerdo de pago.

Se llama acuerdo de pago a un convenio que recoge las condiciones pactadas por el deudor y su acreedor. Así, cada uno se compromete ofreciendo mutuas concesiones que satisfagan a ambas partes.

Demanda

Una forma más severa de intentar el cobro de una deuda es a través de una demanda civil. Más específicamente por medio de un proceso monitorio, el cual consiste en el reclamo judicial por cobro de dinero.

Este procedimiento judicial puede ser intentado por cualquier acreedor que tenga forma de acreditar la existencia de una deuda, la cual deberá cumplir una serie de requisitos como ser exigible, cierta, lícita, vencida y calculable en dinero.

Es importante tener en cuenta que esta vía judicial está habilitada por cinco años desde el momento en que la deuda se hizo exigible. De manera que transcurrido este lapso, se considera prescrita la acción y no podrá intentarse este procedimiento.

Para iniciar esta demanda es necesario contar con la representación de un abogado especialista en derecho civil que nos garantice una buena ejecución del proceso. Si el juez te concede la demanda, el deudor será condenado en costas, lo que significa que para ti el proceso no generará ningún gasto y la contraparte deberá pagar los honorarios profesionales.

Concurso necesario

Como acreedor, si tienes conocimiento de que tu deudor se encuentra en estado de insolvencia, puedes iniciar el concurso necesario. Se trata de un procedimiento judicial sometido a conocimiento del juez mercantil, donde se clasifican los créditos pendientes de un deudor insolvente y se determina el orden en que serán pagados a través de la liquidación patrimonial.

Con el concurso, deberás participar conjuntamente con otros acreedores para intervenir el patrimonio del deudor y someterlo a la gestión del administrador concursal. En este caso podrás recuperar tu crédito cuando se logren vender los bienes patrimoniales del deudor.

En ADIOS Ficheros te ayudamos a encontrar la mejor solución para tus deudas. Trabajamos de forma honesta para que puedas librarte de las deudas de tus tarjetas, prestamo o minicréditos de la forma que mejor te convenga por tu situación.

¿Necesitas ayuda?

Saber cómo solucionar deudas es esencial para cualquier persona. Sin embargo, la mayoría de estos procedimientos requieren de conocimientos técnicos que solo un profesional posee. Es por esto que en Adiós Ficheros estamos dispuestos a brindarte asesoría personalizada en cualquiera de estos procedimientos.

Escríbenos contándonos tu caso y nuestro equipo de expertos en Derecho Bancario y Finanzas se encargará de guiarte en la toma de decisiones.

Leave a Reply