Declarar la insolvencia ante el juez mercantil no es una potestad, sino más bien una obligación. Es por esto que la ley distingue entre el concurso de acreedores voluntario y el necesario. El primero hace referencia al procedimiento concursal iniciado voluntariamente por el mismo deudor.

¿Quieres saber cuándo declararte en concurso de acreedores voluntario? Conoce aquí cuáles son los beneficios.

Nuestro equipo asesor está especializado en la gestión y tramitación de concursos de acreedores. Contáctanos: te ayudamos a hacerlo fácil.

¿Qué es el Concurso de Acreedores?

concurso de acreedores voluntario

Este es un procedimiento concursal llevado a cabo en el juzgado mercantil, mediante el cual una empresa ya sea persona física o jurídica declara su estado de insolvencia y solicita el concurso de acreedores.

Dicho procedimiento conlleva una serie de efectos jurídicos sobre el deudor y los administradores (en caso de que sea una empresa). Se vigilará el patrimonio del deudor, se analizarán las deudas y se hará en plan de negociación.

Uno de los propósitos del concurso de acreedores, es impedir que los acreedores inicien ejecuciones individuales y que esto perjudique a los acreedores más débiles como los trabajadores o proveedores minoritarios.

Cuando el concurso de acreedores es denominado concurso voluntario, el deudor puede conseguir plazos para pagar, rebajas e incluso quitas de deudas. Pero si, por el contrario, lo inicia uno de los acreedores o todos, el concurso es denominado necesario o forzoso, trayendo serias consecuencias para el deudor, pues se entiende que la insolvencia fue ocultada en perjuicio de los acreedores.

Concurso de Acreedores Voluntario

empresas en concurso de acreedores voluntario

Como hemos dicho anteriormente, se le llama concurso voluntario cuando es el propio deudor quien solicita el concurso de acreedores, o en caso de ser empresa será el administrador quien lo solicite al momento en que se enteró de la insolvencia.

La insolvencia es la incapacidad de pagar la totalidad de las deudas, y puede ser actual o, inminente cuando el deudor o el administrador prevé que en el futuro próximo no podrá cumplir con los impagos.

La ventaja de que el deudor sea el que solicite el concurso de acreedores, es que adquiere ante la ley cierta protección sobre sus bienes, y por otro lado la posibilidad de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad.

¿Cuándo solicitar el concurso de acreedores voluntario?

Una vez que el deudor o sus administradores se enteren de la insolvencia, es su obligación notificarla a sus acreedores en un plazo no mayor a los dos meses, contado desde el momento preciso en que se enteró.

Si en el transcurso de este tiempo el deudor no notifica de la insolvencia, el juez podrá establecer una presunción en su contra, de que la insolvencia fue oculta o provocada en perjuicio de los acreedores.

Nuestro equipo asesor está especializado en la gestión y tramitación de concursos de acreedores. Contáctanos: te ayudamos a hacerlo fácil.

¿Cómo iniciar el concurso voluntario?

concurso de acreedores voluntario trabajadores

Una vez conocida la insolvencia, el deudor tiene dos meses para solicitar ante el juzgado mercantil el concurso de acreedores. El deudor deberá presentar la documentación correspondiente que certifique la insolvencia, de la misma manera, debe especificar si es una insolvencia actual o inminente.

Si el deudor es quien solicite el concurso tendrá ciertas ventajas que le otorga la ley:

  • Presentar una propuesta de convenio (plazos, reducciones o quitas) entre el deudor y los acreedores.
  • Acogerse a la Ley de segunda Oportunidad (para persona física).
  • El deudor puede solicitar la liquidación del patrimonio (en el peor de los casos).
  • Solicitar el Preconcurso de Acreedores.

Este último consiste en una fase de negociación extrajudicial, previa al concurso de acreedores. Esta fase tiene una duración máxima de tres meses, en este tiempo el deudor, tiene la oportunidad de encontrar un acuerdo con sus acreedores y continuar con sus actividades económicas, sin empeorar su situación financiera.

Estos acuerdos extrajudiciales pueden contener:

  • Quitas, es decir, lograr alguna reducción de la deuda con sus acreedores.
  • Presentar un plan de pago que sea viable.
  • Negociar la concesión de esperas que podrían ser de hasta diez años.

Acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Esta ley está promulgada para personas físicas que hayan quedado en estado de insolvencia. Una de las muchas ventajas de solicitar el concurso de acreedores voluntario, es que el deudor puede acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad y retomar nuevamente sus finanzas.

Si el patrimonio del deudor es liquidado, pero aun así no fue posible pagar a todos los acreedores, entonces puede solicitar la exoneración de las deudas a través del Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho.

¿Cómo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

Apenas tengas conocimiento de tu insolvencia actual o inminente, podrás manifestar en notaría tu intención de acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad. Para esto, deberás cumplir con una serie de requisitos, entre los que se encuentran:

  • Demostrar que no tiene la capacidad para cubrir las deudas acumulas.
  • Que la deuda no supere los cinco millones de euros.
  • Demostrar que el no provocó el incumplimiento de las obligaciones por negligencia.
  • Solicitar el concurso de acreedores voluntario.
  • Liquidar patrimonio.

Nuestro equipo asesor está especializado en la gestión y tramitación de concursos de acreedores. Contáctanos: te ayudamos a hacerlo fácil.

Leave a Reply