Un concurso de acreedores podría tardar años en terminar, pero para calcular el tiempo exacto tendrías que considerar cada fase del concurso. Una de las etapas más importantes para determinar la duración del concurso de acreedores es la fase de liquidación.

Sin embargo, su prolongación puede variar dependiendo de diversos factores, que van desde la magnitud del patrimonio del deudor hasta las consideraciones o las expectativas que tengan los acreedores.

¿Quieres saber cuánto dura la fase de liquidación en el concurso de acreedores? Sigue leyendo y ¡te lo explicamos!

En Adios Ficheros podemos ayudar a gestionar un concurso de acreedorores. Contactanos sin compromiso

Concurso de acreedores

El concurso de acreedores es un proceso judicial que es llevado ante el juzgado Mercantil. Este mecanismo tiene como objetivo encontrar la solución para que el deudor salga de su insolvencia, mediante la liquidación de su patrimonio, y al mismo tiempo garantizar que los acreedores recuperen sus garantías.

Lo que busca el concurso de acreedores es administrar las pérdidas sufridas en conjunto por todos los acreedores. De manera que se satisfagan con prioridad aquellas acreencias privilegiadas con garantías como hipotecas o prendas.

Asimismo, se busca también proteger a los acreedores más vulnerables, que podrían verse afectados por ejecuciones individuales. Algunos de estos son los trabajadores (cuando el deudor es una empresa).

Fase del concurso de acreedores

qué es la fase de liquidación en el concurso de acreedores

Como todo proceso judicial, está sujeto al cumplimiento obligatorio de las normativas estipuladas en la ley y, para ello se implementan una serie de etapas o fases prelativas que cumplen sus propios objetivos. Te nombraremos las fases del concurso de acreedores:

  • Preconcurso (si fue solicitado para un acuerdo extrajudicial antes del concurso).
  • Fase común (solicitud del concurso de acreedores por parte del deudor o acreedores).
  • Fase de convenio (se presentarán las propuestas de convenio entre el deudor y los acreedores).
  • Fase de liquidación (ejecución de los bienes patrimoniales del deudor para satisfacer las acreencias).
  • Fase de calificación (el juez calificará el concurso ya sea concurso fortuito o concurso culpable).

Cada una de estas fases tiene su propia duración, pero la más larga suele ser la fase de liquidación, pues depende de la magnitud del patrimonio que se debe enajenar y cómo se desarrolle el proceso.

Fase de Liquidación

Esta fase es considerada la más importante y la que tiene más larga duración, así como también es la más variable, ya que puede ser solicitada en cualquier momento y en cualquier etapa si así lo prefiere el deudor.

Por otra parte, esta liquidación tendrá lugar inmediatamente después de terminada la fase de convenio, si es que no se llegó a un acuerdo entre las dos partes durante esa fase.

En esta fase de liquidación, serán liquidados los bienes que conforman el patrimonio del deudor mediante subastas o ventas directas a través de un plan presentado por el administrador concursal, el cual deberá ser aprobado por el juez.

Este plan presentando por el mediador, deberá llevar contemplado el orden en que serán pagados los créditos, ya que, es su potestad decidir a quién se le debe pagar primero y a quién se pagará después. Aunque no hay un orden específico tratado por la ley, el orden más común es el siguente:

  • Créditos contra la masa (sueldos de trabajadores).
  • Créditos concursales (honorarios de profesionales que intervienen en el proceso).
  • Créditos privilegiados (primero los especiales luego los generales).
  • Créditos ordinarios.
  • Créditos subordinarios.

Plan de liquidación

Como todo plan, la importancia de este radica en que es un instrumento para organizar y estructurar la liquidación de los bienes patrimoniales, así como también ordenar de manera equitativa cómo serán pagadas las acreencias.

Uno de los principios del plan de liquidación es la eficacia, y tiene como objetivo destacar las condiciones en que serán enajenados los bienes, con el fin de encontrar el mejor desenvolvimiento de las subastas o ventas.

En Adios Ficheros podemos ayudar a gestionar un concurso de acreedorores. Contactanos sin compromiso

Cómo funciona la fase de liquidación

Ciertos efectos jurídicos surgen de la liquidación del patrimonio del deudor, y esto va a depender de si se trata de una persona física o persona jurídica.

De tratarse de una persona jurídica:

  • La figura de administrador ordinario de la empresa, será sustituida por el administrador concursal, quien fue delegado por el juez mercantil.
  • La disposición de los bienes será potestad solo del administrador concursal, ya no de la sociedad deudora.
  • Una vez terminada la liquidación, la sociedad pierde su condición jurídica.

El pago a los acreedores

Esta vendría siendo la última etapa de la liquidación, y es que se trata del pago de las acreencias con el dinero obtenido de las subastas y ventas del patrimonio.

El orden del pago será potestad del administrador, y este estará clasificado generalmente de la siguiente manera:

Créditos contra la masa

En este grupo se encuentran los gastos generados durante la declaración del concurso de acreedores y posteriores a este, generalmente se trata de salarios e indemnizaciones de trabajadores, así como también el pago de honorarios de profesionales que intervienen en el procedo concursal.

Créditos con privilegios generales

Estos son los créditos generados antes de la declaración del concurso, aquellos salarios atrasados e indemnizaciones de accidentes laborales, seguros sociales, derechos públicos, entre otros.

Créditos con privilegios especiales

Se trata de aquellos créditos que tienen una garantía real (una hipoteca, una prenda o anticrisis). Mayormente son los bancos quienes tienen este tipo de créditos, por lo que suele pagarse las acreencias con el bien en que recae la garantía, y no afecta el total del patrimonio.

Créditos ordinarios

Este es el grupo más amplio de las acreencias, y en ellos se encuentra todo aquel crédito que no posee una garantía real o un trato especial por la ley, así como también entra todo aquel que no encaje en los grupos anteriormente nombrados.

Créditos subordinarios

Este grupo tiene unas características especiales, y es muy probable que no lleguen a ser pagados, te los nombraremos:

  • Créditos que fueron comunicados tardíamente (fuera del tiempo estipulado por la ley).
  • Créditos de recargos e intereses.
  • Créditos con multas y penalizaciones.
  • Crédito con trato especial (relación entre socios, familiares y/o cónyuges).
  • Créditos que hayan sido pactados anteriormente como subordinarios.

¿Cuál es la duración de la fase de liquidación?

cuánto dura la fase de liquidación en el concurso de acreedores

Llegado a este punto, y conociendo todo el proceso que conlleva un concurso de acreedores, así como las diligencias que se tramitan durante la fase de liquidación podemos estimar un cálculo del tiempo que dure esta fase, que podría ser muy variable.

Si la fase de la liquidación es solicitada antes o al inicio de comenzar el concurso es mucho el tiempo que se ahorraría, pues omitirías todo este proceso concursal. No obstante; hay que aclarar que dicha fase va a depender de la magnitud del patrimonio que se va a enajenar.

Si el deudor tiene un patrimonio de pocos bienes, este proceso podría durar entre unos tres a ocho meses. Si, por el contrario, el patrimonio está conformado por una gran cantidad, la enajenación podría tardar un aproximado de cinco años, así como la cancelación de las acreencias.

Si tienes alguna duda acerca del tiempo de duración de la fase de liquidación o cualquiera que sea tu caso, puedes consultar Adiós Ficheros, donde nuestros especialistas en derechos bancarios y financieros ponen a tu alcance la mejor solución.

En Adios Ficheros podemos ayudar a gestionar un concurso de acreedorores. Contactanos sin compromiso

Leave a Reply