Concurso de Acreedores
SolicitudVoluntaria: por el deudor.
Forzosa: por el acreedor.
DuraciónEntre 5 meses y 5 años.
FasesFase común.
Fase de convenio.
Fase de liquidación.
Fase de calificación.
¿Necesitas ayuda?Te ayudamos a TRAMITAR
EL CONCURSO DE ACREEDORES

Conocer la duración máxima de un concurso de acreedores puede ser una tarea complicada debido a que cada caso es distinto y presenta diferentes circunstancias. Algunos factores como la magnitud del patrimonio y la clasificación de los créditos pueden prolongar el tiempo estimado del procedimiento.

En este post te explicaremos cuánto dura cada fase del concurso de acreedores y en qué orden se desarrollan.

¿A punto de enfrentar un concurso de acreedores? Sigue leyendo y te contamos qué esperar.

Nuestro equipo asesor está especializado en la gestión y tramitación de concursos de acreedores. Contáctanos: te ayudamos a hacerlo fácil.

¿Cómo funciona el Concurso de Acreedores?

Tres mujeres conversando

Se trata de un proceso judicial cuyo principal objetivo es administrar las pérdidas sufridas por todos los acreedores comunes de un mismo deudor insolvente. Este se pone en marcha cuando se verifica que una persona física o jurídica se ha vuelto incapaz de asumir sus obligaciones financieras actuales.

Este proceso judicial lo puede solicitar tanto el deudor (cuando se encuentre en estado de insolvencia actual o inminente), así como también lo pueden solicitar los acreedores para exigir la devolución de sus acreencias.

el concurso es llevado a cabo ante un juez Mercantil, quien a su vez designará un administrador concursal, cuya función será encontrar un equilibrio entre las pérdidas sufridas y el patrimonio del deudor.

La duración del concurso de acreedores puede variar dependiendo de los factores antes mencionados y sobre todo por la complejidad de la fase de liquidación.

Fases del Concurso de Acreedores

Cada fase del concurso tiene un objetivo y duración diferente. Aquí te las explicamos todas:

Solicitud del Concurso de Acreedores

El concurso de acreedores comienza por solicitud, la cual puede ser hecha por el mismo deudor, o por uno o más de sus acreedores. En el primer caso el concurso es denominado voluntario, mientras que en el segundo el concurso será forzoso o necesario.

Aunque no existen grandes diferencias procedimentales entre el concurso voluntario y el necesario, sí existen para el deudor algunas consecuencias a considerar.

Esto es así porque es obligación del deudor solicitar la declaración de concurso en un lapso no mayor a dos meses contados desde el momento en que tiene conocimiento de su insolvencia actual o inminente.

De no hacerse esta solicitud voluntariamente, en el concurso necesario se tendrá en consideración el incumplimiento del deudor de comunicar su insolvencia, y muy probablemente será declarado como un deudor de mala fe.

La calificación de mala fe en el concurso puede impedir que el deudor solicite el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho en la última fase del proceso.

Nuestro equipo asesor está especializado en la gestión y tramitación de concursos de acreedores. Contáctanos: te ayudamos a hacerlo fácil.

Fase común del concurso

Esta es la primera fase del concurso, y tiene inicio una vez hecha la solicitud. Durante esta fase el juez hará evaluación de la declaración de insolvencia por el deudor y determinará si debe proceder alguna medida cautelar.

Se declara abierto el concurso de acreedores una vez evaluada la solicitud, y el juez asignará un administrador concursal, quien determinará cuál es el patrimonio del deudor, separando los activos y los pasivos, y de igual manera se clasificarán los créditos a pagar.

Fase de convenio del concurso

Esta fase tendrá lugar si el deudor no ha solicitado la liquidación en las fases anteriores, o si no hay una propuesta anticipada de convenio.

En esta etapa tanto el deudor como los acreedores presentarán sus propuestas de convenio (plazos de pagos, quitas o reducciones) las cuales se someterán a votaciones entre los acreedores, decisión que se someterá a evaluación del juez, quien deberá determinar si es o no viable.

Fase de liquidación del concurso

Persona firmando documentos

Esta es la fase en la que se liquida el patrimonio del deudor y tiene lugar una vez terminada la fase del convenio. Esta liquidación también puede ocurrir en las fases anteriores si así lo solicitase el deudor.

Durante esta fase, los bienes que conforman el patrimonio del deudor serán subastados o enajenados mediante venta directa, para satisfacer los créditos.

Esta es la fase con duración más variable, puede tardar desde solo unos meses hasta unos cinco años. Todo va a depender de cuántos bienes conformen el patrimonio del deudor, así como de su naturaleza y ubicación.

Fase de calificación del concurso

Esta es la fase donde el juez califica el concurso analizando las circunstancias que produjeron la insolvencia del deudor. Durante la etapa de calificación se determinará si la insolvencia ha sido intencional provocando perjuicios a sus acreedores y de ser así el concurso será calificado culpable.

Ley de Segunda Oportunidad

Una vía diferente de desarrollar el concurso es hacerlo a través del procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad. Para ello el deudor, antes de hacer la solicitud del concurso, deberá comunicar en notaría su intención de acogerse a esta norma jurídica.

Esto hará que el procedimiento tenga dos fases adicionales: la primera, antes de la fase común, representada por la fase de negociación extrajudicial con una duración máxima de tres meses, y cuyo propósito es llegar a un acuerdo entre el deudor y todos sus acreedores.

Vencido el plazo para tal negociación, se comienza a computar la fase común y el concurso se desarrolla de forma ordinaria hasta finalizada la fase de calificación, momento en que el deudor podrá (de haber sido calificado fortuito) solicitar el Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho.

Este beneficio consiste en eliminar, mediante sentencia judicial, todas las deudas que hayan quedado impagadas después de liquidado el patrimonio, con la intención de dar «una segunda oportunidad» al deudor, y evitando que este quede ligado a deudas que sin patrimonio no podrá pagar.

Duración máxima del concurso de acreedores

Es difícil establecer una duración aproximada del concurso de acreedores, pues como habrás visto, son muchos los factores involucrados. Sin embargo, se puede decir que la mayoría de estos procesos terminan desenvolviéndose en un plazo que puede variar entre unos cinco meses y unos cinco años.

Nuestro equipo asesor está especializado en la gestión y tramitación de concursos de acreedores. Contáctanos: te ayudamos a hacerlo fácil.

Si te ha gustado este artículo es posible que te interese leer:

Preguntas frecuentes sobre la duración máxima del concurso de acreedores

¿Cuánto dura un concurso de acreedores?

Entre cinco meses y cinco años aproximadamente. Puede variar de acuerdo a múltiples factores.

¿Cuáles son las fases del concurso de acreedores?

Si se desarrolla de forma ordinaria las fases del concurso son: fase común, fase de convenio, fase de liquidación y fase de calificación. Si se hace a través de la Ley de Segunda Oportunidad se suman la fase de negociación extrajudicial y del Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho.

¿Quién puede solicitar el concurso de acreedores?

El concurso de acreedores puede ser solicitado por el mismo deudor o sus representantes (en caso de ser una empresa, o por uno o más de sus acreedores.

Tatiana Palacios

Tatiana Palacios

Abogada con máster en derecho bancario y especializada en reclamaciones financieras. Junto a todo el equipo de Adiós Ficheros, defiendo el derecho de las personas a acceder a información honesta y transparente: Por un consumo financiero más justo y responsable.

Leave a Reply