La finalidad de un concurso de acreedores es encontrar la manera de satisfacer los impagos del deudor, y la mayoría de los casos esto es posible gracias a la enajenación de los bienes patrimoniales del insolvente.

Es por esto que, para poder saldar las deudas en un concurso de acreedores, los bienes son subastados para liquidar el patrimonio.

Si quieres saber cuáles son las modalidades de subasta de bienes en el concurso de acreedores. Así como cuáles son los actos que la componen, entonces quédate con nosotros que aquí te lo explicaremos.

Nuestro equipo asesor está especializado en la gestión y tramitación de concursos de acreedores. Contáctanos: te ayudamos a hacerlo fácil.

¿Qué es una subasta judicial?

La subasta judicial es un proceso en el cual uno o más bienes son sometidos a licitación pública donde se determinará su valor para finalmente poder venderlos. Esta es una fase del procedimiento de apremio, y para ello es indispensable que este procedimiento sea difundido lo mayormente posible, con el fin de encontrar el mejor precio de venta.

Podría decirse, que esta subasta judicial no es más que una venta necesaria de los bienes de un deudor que no ha conseguido pagar sus obligaciones pecuniarias. Esta subasta judicial no solo se da en el concurso de acreedores, también puede darse a través de la ejecución de embargos.

Este procedimiento se compone de una serie de actos, entre los que se encuentran:

  • En primer lugar, se certificación de cargas, para determinar cuáles son los impagos.
  • Se valúa el bien o los bienes del concursando.
  • Se publica el Boletín Oficial del Estado.
  • La subasta propiamente dicha.
  • Se aprueba el remate.
  • Se hace el decreto de adjudicación.
  • Y por último llega la distribución del coste entre acreedores.

La subasta en el concurso de acreedores

subastas concurso de acreedores

Esta es una fase de suma importancia, pues se trata de la liquidación del patrimonio del deudor en el concurso de acreedores. La subasta judicial corresponde a un plan de liquidación que es presentado por el administrador concursal mediante un informe bien detallado ante el juez mercantil. Esta fase de enajenación, pudiera darse entre la primera, segunda o en la tercera fase del concurso.

Tipos de subastas

Dependiendo del caso existen varios tipos de subasta:

Subasta judicial

Esta subasta, como bien lo indica su nombre, es la que se lleva a cabo por orden del juzgado mercantil y el administrador concursal, es quien tiene potestad del administrar este tipo de subasta. Por otro lado, este tipo de subasta es procedente cuando así lo indique el plan de liquidación en el proceso concursal.

Los que intervienen en este proceso son: el juzgado mercantil, la Agencia Estatal del Boletín Oficial del Estado y la Agencia Tributaria.

Subasta extrajudicial

Este tipo de subasta se lleva a cabo en el preconcurso de acreedores, es decir, en la fase de convenio extrajudicial, y a diferencia de la subasta judicial, esta subasta está sujeta a la voluntad del deudor si así lo prefiere.

Pues, es el deudor quien solicita ante la notaría, que el bien patrimonial sea enajenado bajo esta modalidad. Esta subasta extrajudicial también puede darse en la fase concursal, si es que en la fase de convenio ambas partes lo hayan pactado.

En este tipo de subasta es el Concejo General de Procuradores de España (CGPE) quien interviene y es gestionada por los mismos procuradores.

Subasta electrónica

Esta es una modalidad que no difiere de las otras, pues es una subasta que se efectuada a través de la internet pero que el fin es el mismo. Esta es una modalidad que es relativamente nueva, pues toda subasta judicial se comenzó a efectuarse electrónicamente a partir del 2015.

El Portal de Subastas de la Agencia Estatal del Boletín Oficial del Estado es el sistema en el cual son publicadas las subastas electrónicas, y son emitidas con un certificado electrónico que sella la transacción en el momento que fue realizado, a través de un sistema que garantiza la total transparencia del procedimiento.

Nuestro equipo asesor está especializado en la gestión y tramitación de concursos de acreedores. Contáctanos: te ayudamos a hacerlo fácil.

Procedimiento para iniciar la subasta judicial electrónica

venta de bienes concurso de acreedores

El administrador concursal deberá solicitar que se inicie la subasta en el pleno proceso concursal. Luego será el Tribunal Mercantil quien dicte el decreto que contendrá las condiciones de la subasta, así como el edicto para la publicación en el BOE.

Una vez emitido el edicto, éste será trasladado al Servicio de Subasta Judicial donde se hará el expediente de la subasta y se ordenará el ingreso al Portal de Subastas de la Agencia Estatal del Boletín Oficial del Estado.

Dicho portal anteriormente nombrado está vinculado con los registros públicos, de manera que, se mantiene actualizada la información de cada uno de los bienes durante la subasta facilitando así el proceso.

No solo es publicado este proceso en el portal, sino que, la administración concursal puede acordar cualquier otro medio para difusión la subasta y así incrementar las posibilidades de éxito del mismo.

La duración de la subasta es de 20 días, y una vez culminado este plazo se cierra el proceso. También puede darse por culminada una vez agotados los precios y nuevos valores o por finalizar todas sus fases.

Uno de los procesos que sigue después de la culminación de la subasta es la adjudicación del bien al nuevo adquiriente. Hay un valor estipulado para la adjudicación del inmueble y es que no procede si el valor está por debajo del 70% del valor de tasación.

Por otra parte, los gastos de la subasta, estarán a cargo del adjudicatario.

Limitación temporal del uso de subastas judiciales

subasta notarial concurso de acreedores

En la actualidad está limitada temporalmente el uso de la subasta judicial por el Real Decreto Ley 16/2020 debido a la pandemia del COVID-19.

En otras palabras, quedan suspendidas las subastas judiciales. Es decir, que todas las subastas correspondientes a concursos declarados en pandemia, deberán llevarse a cabo por medio de subastas extrajudiciales, aun cuando no se haya estipulado así en el plan de liquidación. Así como también, se aplica esta limitación para las que ya se encontraban en trámite para el momento de emitirse el decreto.

Por otra parte, se hace excepción a esta limitación, a la enajenación de la empresa o de una o varias de las unidades productivas que la componen, por el cual se podrá realizar la subasta por cualquiera de los modos autorizados por el juez mercantil.

Nuestro equipo asesor está especializado en la gestión y tramitación de concursos de acreedores. Contáctanos: te ayudamos a hacerlo fácil.

Leave a Reply