Para los adictos, el primer paso siempre es el reconocimiento del problema. Es por eso que siempre indicamos a nuestros clientes que decir “soy ludópata y no puedo pagar mis deudas” es el comienzo de la solución.

Para todos los que tienen este problema, existe una solución que les permitirá salir de deudas, aun cuando no se tiene dinero para pagarlas. Sigue leyendo y te diremos de qué se trata.

¿Qué es la ludopatía?

Se conoce como Ludopatía a una patología psicológica que consiste en una adicción a los juegos de azar. Esta enfermedad se presenta como un deseo insaciable de seguir apostando, incluso cuando la misma apuesta empieza a afectar otros aspectos de la vida.

El ludópata es, en consecuencia, incapaz de controlar el impulso de apostar cada vez más dinero en los juegos de azar. Esto se debe a que quien padece esta enfermedad tiene una percepción distorsionada de la realidad.

Al igual que todas las adicciones, la ludopatía está vinculada con la química cerebral, pues el enfermo se vuelve adicto a los químicos de “recompensa” que genera su cerebro al jugar.

El ludópata es una persona que está siempre apostando y cuando no lo hace, solo piensa en cuánto podrá apostar la próxima vez que juegue. Se caracteriza por encontrarse constantemente ocultando su adicción y la cantidad de dinero que apuesta. Puede consumir todos sus ahorros en juegos de azar, y en los casos más severos, puede llegar a robar para conseguir los fondos para jugar.

Síntomas de la ludopatía

soy ludópata y no puedo pagar mis deudas

Como toda enfermedad, la ludopatía se presenta mediante una serie de síntomas de fácil identificación, entre los cuales se encuentran:

  • Encontrarse constantemente preocupado por la siguiente apuesta y por el dinero necesario para apostar.
  • Sentir que necesitas apostar cada vez más dinero para lograr la misma emoción.
  • Intentas dejar o disminuir las apuestas pero no lo consigues.
  • Sentir ansiedad, irritabilidad o inquietud cada vez que intentas dejar las apuestas.
  • Cada vez que tienes un problema, acudes a las apuestas para sentirte “mejor”.
  • Cuando te das cuenta del dinero que has perdido apostando, apuestas más para intentar recuperarlo.
  • Mientes a tus seres queridos para ocultar tu adicción.
  • Las apuestas han empezado a afectar tu vida amorosa, familiar y laboral.
  • Has robado dinero para apostar.
  • Has pedido prestado dinero para tus apuestas.

Consecuencias de la ludopatía

Las consecuencias de la ludopatía llegan hasta diferentes aspectos de la vida del enfermo, como verás a continuación:

Consecuencias en relaciones afectivas

Las primeras consecuencias de cualquier adicción, incluyendo la adicción a los juegos de azar, se ven reflejadas en las relaciones afectivas del enfermo. Así pues, el entorno familiar más cercano comienza a notar la adicción al juego y al hacer preguntas o intentar intervenir, el adicto responde de formas que pueden llegar a ser agresivas.

De esta forma, la relación con la pareja o familiares cercanos se ve afectada, al punto de que el enfermo se aísla y solo les contacta para pedir más dinero prestado.

Consecuencias laborales

En un estado más avanzado, la adicción al juego comienza a afectar la actividad laboral del adicto. Quien comienza a faltar al trabajo o bajar su rendimiento pues solo puede prestar atención a sus siguientes apuestas.

El adicto puede incluso empezar a pedir adelantos de su salario para conseguir dinero para sus apuestas. Con el tiempo, lo más probable es que el adicto al juego termine perdiendo su trabajo, y al ser su fuente de ingresos, termina agravando su problema de endeudamiento por el juego.

Consecuencias en la salud

La adicción al juego genera ansiedad, trastornos del sueño, pérdida del apetito y otros trastornos físicos con origen psicológico. Además, el afectado puede comenzar a tener pensamientos suicidas.

Consecuencias económicas

Las consecuencias que más nos ocupan en esta oportunidad, son las económicas. El adicto al juego acumula deudas que no puede pagar, todo se convierte en un círculo vicioso. Esto se debe a que todo el dinero que recibe de su empleo lo pierde en las apuestas, y recurre a estas para “intentar recuperarlo”, por lo que termina perdiendo aún más.

Los ludópatas suelen pedir dinero prestado de cualquier fuente dispuesta a entregárselos. Por lo general piden dinero prestado a familiares, piden adelantos de sus salarios y cuando esto no es posible, recurren a otros medios de financiación.

Así es como los ludópatas se encuentran frecuentemente pidiendo microcréditos, que son ahora de fácil contratación y que pueden obtener incluso por internet sin mayores requisitos.

Con el tiempo, esta persona tendrá múltiples deudas con diferentes acreedores, y si a esto le sumas que muy probablemente habrá perdido su empleo, termina siendo un terrible problema de endeudamiento excesivo.

Consecuencias legales

Con el endeudamiento excesivo se generan otras consecuencias como las legales. Esto se debe a que el ludópata comienza a acumular notificaciones de cobro por parte de sus acreedores, quienes al no ver respuesta le inscriben en ficheros de morosos y comienzan procesos como el concurso de acreedores necesario, o ejecuciones y embargos directos.

Asimismo, el ludópata puede verse envuelto en problemas legales por robo o fraude, cuando ha recurrido a estos medios para conseguir dinero para apostar.

Endeudamiento excesivo por ludopatía

La consecuencia económica de la ludopatía es el endeudamiento excesivo. Se conoce así a la situación de una persona que ha adquirido más deudas de las que puede pagar. Esto se caracteriza por las siguientes señales:

  • El ludópata no puede satisfacer sus necesidades básicas.
  • Comienza a usar las tarjetas de crédito para pagar facturas.
  • Tiene deudas con diferentes acreedores.
  • Recibe frecuentemente notificaciones de cobro.
  • Los acreedores han empezado a llamar a familiares y amigos para cobrar.
  • No tiene suficiente dinero para pagar sus deudas, pues lo ha perdido todo jugando, a veces incluso su trabajo.
  • Ha vendido objetos y bienes de su patrimonio para conseguir dinero para apostar.

¿Qué deudas adquiere un ludópata?

soy ludópata y no puedo pagar mis deudas

Como hemos explicado antes, el ludópata trata de conseguir dinero para sus apuestas de casi cualquier fuente. Es así como terminan con deudas de cualquier índole como:

  • Préstamos hipotecarios.
  • Microcréditos.
  • Préstamos personales.
  • Tarjetas de crédito.

Generalmente, el ludópata comienza por pedir microcréditos o préstamos personales. Al mismo tiempo que acumula deudas en sus tarjetas de crédito por usarlas para pagar otras deudas o facturas. De esta forma, se ve muchas veces obligado a recurrir a otros tipos de financiación para solventas estas deudas.

Es así como el adicto al juego termina contrayendo deudas más grandes como los créditos hipotecarios. Pues recurre a otros tipos de financiación como la refinanciación y la reunificación para intentar salir de las deudas acumuladas.

¿Cómo salir de deudas si soy ludópata?

Si te has visto identificado con los síntomas y consecuencias que explicamos antes y te estás preguntando ¿cómo salir de deudas si soy ludópata? Lo primero que debes tener en cuenta es que debes ser precavido con los medios que uses para “salir de deudas”.

Actualmente existen en el mercado financiero múltiples productos que ofrecen refinanciar tus deudas, así, muchos ludópatas terminan contratando créditos de reunificación, reestructuración o reunificación de deudas.

De igual forma, muchas personas adictas al juego contratan microcréditos con la esperanza de que estos les ayuden a cubrir las cuotas de otras deudas. Sin embargo, nada de esto es recomendable para un ludópata.

Contratar un crédito por reunificación, reestructuración o refinanciación de deudas puede ser una opción para personas con múltiples deudas pero que, al final de cuentas, sí cuentan con suficiente liquidez para pagar, pero solo necesitan adquirir condiciones que hagan de los pagos una cuestión más cómoda.

El ludópata, en cambio, tiene un problema de endeudamiento excesivo, y muy probablemente haya perdido sus fuentes de ingresos, y en ocasiones, hasta parte de su patrimonio.

En estas circunstancias adquirir un nuevo crédito, bajo las condiciones que sean, es una pésima idea, y las razones son las siguientes:

  • El banco o entidad financiera que esté dispuesta a darte un crédito, muy probablemente te pida que otorgues una hipoteca para garantizar el capital, lo que significa que pondrás tu vivienda o inmueble en riesgo.
  • Los microcréditos suelen tener intereses abusivos y usuarios y políticas de cobro que rayan en el acoso. Este tipo de deuda empieza a crecer rápidamente, agravando el endeudamiento.
  • Los créditos de reunificación, reestructuración o refinanciación suelen tener intereses más altos que los préstamos personales tradicionales.
  • La reunificación, reestructuración y refinanciación pueden hacer más cómodos los pagos mensuales, pero a cambio de esto la deuda aumenta exponencialmente a largo plazo.

Ley de segunda oportunidad

En base a lo que explicamos antes, la solución para salir de deudas siendo ludópata es acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad.

Se trata de una ley creada para ayudar a los deudores a salir de todas sus deudas cuando demuestran no tener los medios económicos para pagar. Con esta ley podrás salir de los ficheros de morosos y liberarte de todas las cargas financieras siguiendo un procedimiento que te explicaremos a continuación.

Fases de la Ley de Segunda Oportunidad

Para acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad, deberás presentar una solicitud notarial, lo que dará inicio al procedimiento, surtiendo efectos inmediatos como la paralización de embargos y ejecuciones por parte de tus acreedores.

Fase extrajudicial

La primera fase del procedimiento es la extrajudicial. Consiste en una serie de negociaciones celebradas entre el deudor y sus acreedores. Esta fase tiene una duración máxima de tres meses, tiempo en el que el deudor conservará la disposición de su patrimonio.

Al inicio de las negociaciones extrajudiciales el deudor debe preparar y presentar a sus acreedores una propuesta de plan de pagos realista. En la que detalle bajo qué condiciones sería capaz de asumir el pago de sus obligaciones, sin necesidad de liquidar su patrimonio.

Durante esta fase los acreedores también podrán hacer propuestas, así como acogerse a la propuesta presentada por el deudor, la cual podrán modificar total o parcialmente.

Si se vence el plazo de tres meses y no has logrado un acuerdo de pagos, estarás obligado a solicitar el concurso de acreedores.

Fase judicial

Al solicitar el concurso de acreedores, el deudor da inicio a la fase judicial del proceso, la cual solo tiene lugar en caso de no haber logrado un acuerdo de pagos con los acreedores.

La fase judicial se celebra ante el juez mercantil de la jurisdicción correspondiente. A partir de este momento el deudor pierde la disposición de su patrimonio, el cual pasará a ser gestionado por el Administrador Concursal.

En esta fase se hará la clasificación de los créditos y se establecerá el orden en que serán satisfechos. Luego se pasará a la liquidación del patrimonio del deudor, la cual tiene como objetivo enajenar todos los bienes para, con esos fondos, pagar tantas deudas como sea posible.

Durante esta fase es posible incluso conservar la vivienda habitual cuando pruebas que su valor no es suficiente para cubrir el crédito hipotecario, lo que resulta antieconómico.

Como es lógico, si tu patrimonio es insuficiente, quedarán deudas por pagar después de liquidado tu patrimonio. Estas deudas pasarán a llamarse “Pasivo Insatisfecho” y pueden ser objeto de exoneración si así lo solicitas al final del proceso.

Ventajas de la ley de segunda oportunidad

Entre las ventajas de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad siendo ludópata, se encuentran las siguientes:

Acuerdos de Pago

Durante la primera fase del proceso existen grandes posibilidades de que logres un acuerdo de pagos con tus acreedores. Esto significa que ni siquiera necesitarás liquidar tu patrimonio.

Los acuerdos de pagos pueden contener quitas y esperas, así como también pueden comprender la dación en pago. Asimismo, puedes lograr que tus acreedores te permitan pagar tus deudas bajo condiciones más cómodas y accesibles para ti.

Beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho

Si no logras un acuerdo de pagos, entonces puedes liquidar tu patrimonio y el resto de las deudas por pagar serán exoneradas. Esto significa deshacerte de una buena parte de tus deudas sin tener que pagarlas. Además, te permitirá salir de los ficheros de morosos.

¿Necesitas ayuda?

La ludopatía es un problema grave de salud que debe ser abordado desde diferentes aspectos. Lo más recomendable es que busques ayuda psicológica, y no te enfoques solo en el tema financiero.

Ahora bien, para el tema de las finanzas,siempre es aconsejable contar con la asesoría de un experto. Es por esto que en Adiós Ficheros ponemos a tu disposición un equipo de profesionales en materia de finanzas y Derecho Bancario. Estamos preparados para recibir tu caso y ayudarte a tomar las mejores decisiones para tu futuro.

Leave a Reply