Reunificar deudas con hipoteca es una alternativa de refinanciación para personas que han acumulado múltiples deudas, pero no logran cubrir todas las cuotas mensuales.

En este post nos dedicaremos a analizar cuáles son las ventajas e inconvenientes de este tipo de financiación, además de explicarte cuáles son sus costes y requisitos.

¿Estás en una situación de impago de deudas? Ya sea tarjeta revolving, intereses abusivos, un crédito exprés, o si estás en ASNEF u otros ficheros: contáctanos y te ayudaremos a solucionar tu caso particular.

¿Qué es la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas es una operación financiera que consiste en refinanciar varias deudas a la vez. Esta es una opción utilizada por personas con múltiples deudas que desean hacer más cómodos sus pagos mensuales.

Con la reunificación de deudas adquieres un nuevo crédito, bien sea con un nuevo acreedor o con alguno de tus acreedores anteriores. Este nuevo crédito de reunificación tendrá un capital preciso para satisfacer todas las cuantías por amortizar de tus deudas anteriores.

Al recibir el crédito de reunificación, todas las deudas quedarán extintas por pago, lo que significa que la única deuda que tendrás pendiente a partir de ese momento será el crédito de reunificación.

La razón por la que tantas personas deciden solicitar la reunificación de deudas es que con el nuevo crédito pueden acceder a condiciones que les resultan más favorables. Entre estas condiciones se encuentran generalmente un plazo de amortización más corto y unas cuotas mensuales más bajas.

En algunos casos la cuota mensual a pagar por el crédito de reunificación puede ser hasta un 50% más baja que la suma de todas las cuotas que había estado pagando el deudor. Lo que representa una buena forma de aumentar el nivel de liquidez mensual y facilitar el pago de las obligaciones.

Requisitos para reunificar deudas con hipoteca

reunificar deudas con hipoteca

Para reunificar deudas con hipoteca es necesario cumplir con una serie de requisitos relacionados a las deudas por agrupar, el bien a hipotecar y tu tipo de ingresos. A saber:

Agrupar todas las deudas

Lo primero que exigen las entidades bancarias y financieras es que agrupes todas tus deudas con el nuevo crédito. No podrás entonces elegir cuáles deudas reunificar y cuáles no. Esto es así puesto que el acreedor está accediendo a pagar tus deudas por ti, con la condición de subrogarse en esos derechos y pasar a ser el único acreedor con pretensiones sobre tus ingresos y patrimonio.

De esta forma el acreedor de la reunificación tiene mayor seguridad de que cuenta con un derecho de preferencia sobre tu patrimonio en caso de que incumplas con el pago.

Que el crédito no supere el 80% del valor del inmueble

Por otra parte, cuando solicitamos una reunificación con hipoteca significa que garantizaremos el pago de nuestro crédito con un inmueble que nos pertenece. Por lo tanto, este inmueble deberá también cumplir con ciertos requisitos.

En primer lugar, debe tratarse de un inmueble de tu propiedad, no podrías entonces hipotecas una casa de la que no eres propietario. Asimismo, será requerido que mediante una tasación se fije el valor del inmueble, y que este no sea superado en un 80% por el valor del crédito.

Esto significa que de cierta forma el resultado de la tasación establece el límite máximo por el que será aprobado el crédito.

El porcentaje puede variar dependiendo de la entidad bancaria o financiera de la que se trate, sin embargo, suele encontrarse entre el 70% y 80% del valor del inmueble.

Que el inmueble se encuentre libre de cargas y gravámenes

También en relación con el inmueble a hipotecar, las financieras y bancos exigen que el inmueble ofrecido en hipoteca se encuentre libre de cargas y gravámenes. Es decir, que no se encuentre hipotecado por otro acreedor y que el cliente tenga la propiedad absoluta e indudable sobre este.

No estar inscrito en un fichero de morosos

Aunque existen algunas entidades financieras que ofrecen créditos de reunificación para personas inscritas en ASNEF y otros ficheros de morosos, la verdad es que no recomendamos adquirir este tipo de producto bajo esas circunstancias. Puesto que por lo general se cobran intereses exorbitantes por el simple hecho de que están prestando dinero a un moroso.

Todos los bancos y entidades financieras que son reguladas por el Banco de España requieren que las deudas a agrupar se encuentren al día con sus pagos. Lo que quiere decir que no se podrá agrupar deudas que se encuentren vencidas o en impago.

¿Estás en una situación de impago de deudas? Ya sea tarjeta revolving, intereses abusivos, un crédito exprés, o si estás en ASNEF u otros ficheros: contáctanos y te ayudaremos a solucionar tu caso particular.

Demostrar ingresos regulares

Otro requisito que deberás cumplir será demostrar que tienes un empleo estable o ingresos regulares. De esta forma pruebas a tu acreedor que serás capaz de atender las cuotas mensuales y que estas no superan el 30% de tus ingresos, lo que se consideraría endeudamiento excesivo.

Ventajas de reunificar deudas

La reunificación de nuestras deudas puede traer una serie de ventajas pero, ¿sabes cuáles? te las explicamos.

Más liquidez

La principal ventaja de la reunificación de deudas es que consigues bajar en gran medida las cuotas mensuales. Esto se consigue a través de la flexibilización del plazo de amortización, el que se hace más largo para así dividir el capital en más cuotas y bajar la cantidad a pagar cada mes.

Bajar las cuotas mensuales en hasta un 50% significa que a fin de mes tendrás más liquidez, es decir, más dinero libre para asumir otros gastos como tus necesidades básicas familiares.

Pagos más cómodos

De igual forma, el deudor se ve beneficiado al contar con todas sus deudas agrupadas en una sola cuota. Puesto que, al pagar varias cuotas al mes, tienes que atender múltiples acreedores, diferentes cantidades, diferentes tipos de interés y condiciones variadas.

En cambio, al pagar todo a través de una sola cuota, solo deberás preocuparte por el pago de esta. Ahorrándote tiempo y estrés.

Evitas el impago

Por último, pero no menos importante, reunificar deudas también tiene la ventaja de evitar el impago.

Cuando logras bajas las deudas y subir tu nivel de liquidez mensual, eres capaz de asumir los pagos de acuerdo a tus verdaderos ingresos, lo que significa que no tendrás que retrasarte en las cuotas y por ende evitarás ser inscrito en los molestos ficheros de morosos.

Gastos asociados a la reunificación de deudas con hipoteca

reunificar deudas con hipoteca

Tasación del inmueble

Cuando solicitamos una reunificación de deudas con hipoteca, lo primero que querrá saber el banco o entidad financiera es cuál es el valor real del inmueble ofrecido en garantía, pues de esto va a depender el capital máximo que tendrá el crédito.

Es por esto que la mayoría de estas empresas solicitan que el cliente presente una tasación actualizada del inmueble, y este es un gasto con el que deberás correr.

Gastos registrales y notariales

De igual forma, deberás cubrir todos los gastos asociados a la constitución de la hipoteca. Lo que significa cubrir tasas en notarías y registros donde se haya inscrito la garantía.

Gestoría

Es probable que debas también asumir los gastos de gestoría por la tramitación de la hipoteca. Aunque en algunos casos, puedes ahorrarte este gasto haciendo tú mismo todos los trámites.

Comisiones bancarias

Las comisiones bancarias pueden variar dependiendo del acreedor que elijas. Algunos bancos ofrecen este tipo de créditos libres de comisiones. Pero en otros es posible que te exijan que pagues comisiones bancarias por apertura.

Riesgos de reunificar deudas con hipoteca

Reunificar deudas con hipoteca es una operación que debe ser valorada con detenimiento, puesto que tiene una serie de riesgos asociados, entre los que se encuentran:

Puedes perder el inmueble

El principal y más importante riesgo de reunificar deudas con hipoteca es que estás ofreciendo tu inmueble (muy probablemente tu vivienda) como garantía de pago.

En otras palabras, estás dando autorización al banco para que se haga con tu casa en caso de que tú no puedas pagar las cuotas mensuales del crédito de reunificación.

Pagarás más a largo plazo

Aunque las cuotas mensuales bajen en gran medida, esto solo es posible debido a que el plazo de amortización es alargado, esto significa que pasarás más tiempo pagando intereses (aunque sean más bajos) y, a la larga, esto se traduce en pagar más dinero.

Pasarás más tiempo endeudado

Los créditos hipotecarios pueden tener plazos de amortización de unos 40 años. Si comparas esto con cinco o diez años de un préstamo personal, verás que la diferencia de tiempo es enorme. Sin embargo, ampliar el plazo de amortización en varias décadas es un mal necesario para bajar las cuotas mensuales.

Cuidado con quien contratas

Cuando buscamos nuevas opciones de financiación podemos ser víctimas de muchas empresas financieras que hoy día ofrecen estos productos, pero con condiciones ilegales. Entre estas se pueden encontrar intereses usuarios y/o abusivos y políticas de cobro que son en realidad nuevas formas de acoso.

Es necesario saber distinguir entre condiciones legales y condiciones ilegales, de esta forma evitamos contratar un crédito que termine por aniquilar nuestras finanzas personales.

¿Necesitas ayuda?

Reunificar deudas con hipoteca es una decisión importante que no debe ser tomada a la ligera. Es por esto que lo más recomendable es evaluar el panorama de la mano de un experto.

En Adiós Ficheros somos asesores expertos en finanzas y Derecho Bancario, por lo que podremos analizar tu caso y ayudarte a optar por la opción que más te conviene.

¿Estás en una situación de impago de deudas? Ya sea tarjeta revolving, intereses abusivos, un crédito exprés, o si estás en ASNEF u otros ficheros: contáctanos y te ayudaremos a solucionar tu caso particular.

Leave a Reply