Cuando nos hemos endeudado más de la cuenta solo una idea ronda nuestra cabeza: cómo puedo pagar mis deudas rápido. Y es que el endeudamiento excesivo tiene la particularidad de crecer cada vez más con el tiempo. Por lo que tomar las medidas adecuadas en el momento oportuno resulta crucial.

En esta oportunidad te explicaremos cómo salir de deudas rápido con 7 consejos prácticos y sencillos.

¿Estás en una situación de impago de deudas? Ya sea tarjeta revolving, intereses abusivos, un crédito exprés, o si estás en ASNEF u otros ficheros: contáctanos y te ayudaremos a solucionar tu caso particular.

Salir de deudas rápido

Uno de los mitos más grandes que se pueden repetir es decir que las deudas son malas. Nada más alejado de la realidad que esto, pues las deudas son, en realidad, un mecanismo que resulta útil en cualquier economía saludable.

Al comprar algo a crédito y adquirir una nueva deuda, tenemos la oportunidad de contratar nuevos bienes y servicios que, al final de cuentas, nos benefician en nuestra vida cotidiana.

Es a través de estos mecanismos de financiación que las empresas en todo el mundo logran crecer y establecerse para luego ofrecer a la población productos y servicios de calidad. Así podemos decir que el endeudamiento, empleado de forma inteligente y responsable, es una valiosa herramienta para el crecimiento financiero de las personas, empresas, sociedades y naciones enteras.

Ahora bien, si las deudas son tan útiles, entonces ¿por qué terminan dando tantos dolores de cabeza? La respuesta es sencilla, nos endeudamos en exceso.

Endeudamiento excesivo

cómo puedo pagar mis deudas rápido

Una buena parte de los españoles tenemos problemas de endeudamiento excesivo. Esto no es más que el resultado de haber adquirido más deudas de las que somos capaces de pagar.

Si bien las deudas y compras a crédito pueden resultar beneficiosas, endeudarse más de la cuenta puede provocar el efecto contrario, es decir, termina perjudicándonos y empobreciéndonos cada vez más.

El endeudamiento excesivo trae aparejada una serie de consecuencias que parten desde lo individual y familiar hasta lo social.

Una sociedad de personas endeudadas en exceso es una economía frágil y destinada al desastre. Lo mismo sucede en los ámbitos más estrechos, como el ámbito familiar.

En general, el endeudamiento excesivo o sobreendeudamiento puede producir las siguientes consecuencias:

  • Las deudas comienzan a multiplicarse porque empiezan a generar multas e intereses moratorios.
  • Comienzas a recibir acciones de cobro por parte de tus acreedores.
  • Puedes ser objeto de demandas, embargos y reclamaciones judiciales.
  • Es posible que debas vender al menos parte de tu patrimonio.
  • Eres inscrito en ficheros de morosos que terminan afectando tu historial crediticio y limitando, aún más, tus opciones.
  • La suma de todo lo anterior empieza a provocar estrés, problemas de salud, discusiones familiares e incluso afecta tu trabajo.

Pobre educación financiera

Analizar las razones por las que los españoles nos endeudamos en exceso nos lleva necesariamente a deducir que todo se trata de falta de educación financiera. La mayoría de nosotros recibimos durante todo el transcurso educativo miles de lecciones sobre literatura, cultura, matemáticas y muchos temas más, pero muy rara vez recibimos clases sobre cómo manejas las finanzas personales.

La falta de educación se traduce en ignorancia y la ignorancia, a su vez, se traduce en malas decisiones. Al final de cuentas el sobreendeudamiento no es más que eso, una cadena de malas decisiones basadas en la ignorancia.

7 Consejos prácticos para pagar deudas rápido

cómo puedo pagar mis deudas rápido

Ahora que ya sabemos qué es el sobreendeudamiento y cuáles son sus consecuencias, es momento de ponernos en acción y hacer todo lo posible para revertir, cuanto antes, la situación de endeudamiento en la que hemos caído. Para ello, es recomendable seguir los siguientes consejos:

1. Pagos automáticos en tarjetas de crédito

Para nadie es un secreto que la principal fuente de endeudamiento son las tarjetas de crédito. Estos productos que resultan tan útiles en situaciones de apuro económico, pueden convertirse en un verdadero dolor de cabeza cuando son utilizados de forma irresponsable.

Endeudarse de más con una tarjeta de crédito puede terminar con nuestras finanzas al generar cada vez más intereses. Con el tiempo nos vemos pagando grandes cantidades de dinero de forma mensual, sin que el capital sea tan siquiera reducido.

Es por esto que nuestro primer consejo para salir de deudas rápido es prestar atención a las tarjetas de crédito. No es tan sencillo como dejar de usarlas o pedir que las den de baja. Siempre es bueno conservarlas como una alternativa de financiación para imprevistos.

Ahora bien, lo ideal para evitar que nuestras tarjetas nos endeuden cada vez más, es programar pagos mensuales para cada una de ellas. Se trata de una opción que ofrecen los bancos en la que autorizas de forma anticipada a la entidad para que haga débitos en tu cuenta bancaria, destinados al pago de tus tarjetas de crédito.

Con esto evitas que transcurra el tiempo y la deuda de la tarjeta crezca debido a los intereses. Recuerda que lo ideal es utilizar las tarjetas de crédito como si fueran de débito, es decir, utilizarlas y pagarlas casi de inmediato. Así, te mantienes siempre solvente y con crédito disponible para las verdaderas emergencias, mientras que a su vez favoreces tu historial crediticio y ganas puntos de recompensa con tu proveedor bancario.

2. Recorta gastos innecesarios

Lo que parece obvio, no siempre lo es. Es por eso que nuestro segundo consejo para salir de deudas rápido es recortar los gastos innecesarios.

El endeudamiento excesivo trae como consecuencia una limitación a tu liquidez mensual, esto, a su vez produce que seas incapaz de cumplir con tus pagos a fin de mes, por lo que las deudas comienzan a crecer y se genera un círculo vicioso.

Para evitar o revertir esta situación lo primero que hay que hacer es dejar de generar nuevas deudas. Esto significa que no podrás adquirir nuevas formas de financiación hasta salir del estado de endeudamiento en que te encuentras.

En este sentido es necesario recordarte que no se trata solo de los créditos con entidades bancarias y financieras, sino también de dejar de adquirir cualquier producto que no sea de pago inmediato. De manera que deberás alejarte incluso de aquellas tiendas que ofrecen productos a plazos.

Comprar a plazos en vez de débito puede que parezca muy cómodo y conveniente, pero la verdad es que solo logras pagar de más, puesto que las ventas a plazo suelen tener aparejado el cargo por intereses.

Con esto lo que queremos decirte es que si no tienes suficiente liquidez para comprarlo, entonces mejor espera hasta otro momento. Olvídate de la tentación de usar las tarjetas de crédito, pedir prestado o comprar a plazos.

También en relación al recorte de gastos, te aconsejamos hacer un análisis detallado de tus finanzas mensuales. Para ello, deberás anotar en un papel todos los gastos que generas al mes, y luego clasificar cuáles de estos resultar verdaderamente necesarios (comida, transporte, vivienda, servicios básicos, etc.) y cuáles pueden ser recortados (compras compulsivas, comidas fuera de casa, viajes, salidas con amigos, etc.).

A la clasificación de gastos deberás también sumar un análisis detallado de cuáles son tus ingresos netos mensuales. De esta forma sabes cuáles son realmente los recursos con los que cuentas para pagar tus deudas y a partir de ahí tomar las acciones pertinentes.

¿Estás en una situación de impago de deudas? Ya sea tarjeta revolving, intereses abusivos, un crédito exprés, o si estás en ASNEF u otros ficheros: contáctanos y te ayudaremos a solucionar tu caso particular.

3. Diseña un plan de pagos

Para salir de deudas rápido es recomendable contar con un plan de pagos. Esto consiste en una planificación financiera a nivel personal o familiar, en la que estableces un orden de pago para tus deudas y defines objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Con un plan de pagos puedes determinar cuáles son las deudas que deberás pagar primero, bien en función de su cuantía, intereses o fecha de vencimiento. Una vez establecido el orden que más te conviene, destinarás todos los recursos posibles a la extinción de una deuda a la vez.

Contar con un plan de pagos facilita el avance gracias a que se establecen objetivos realistas.

Además de ser una herramienta interna en tu planificación financiera personal, los planes de pago también pueden ser propuestos a tus acreedores. De esta forma comunicas al banco o entidad financiera que estás teniendo problemas para cubrir tus cuotas mensuales y le presentas una propuesta de plan de pagos. En esta propuesta deberás indicar cuáles son tus verdaderos recursos mensuales y bajo qué condiciones serías capaz de pagar la cuota del mes sin caer en insolvencia.

4. Utiliza el método Bola de Nieve

Un método que se ha hecho muy popular es el de la Bola de Nieve. Se trata de una estrategia financiera que usa los efectos psicológicos de las recompensas a corto plazo para incentivar a las personas a seguir avanzado en el pago de sus deudas.

Para llevar a cabo el método de bola de nieve deberás empezar por recopilar toda la información referente a tus deudas. Desde sus tipos de intereses, montos por amortizar, hasta sus fechas de vencimiento.

Una vez que hayas recopilado toda esta información, deberás proceder a clasificar tus deudas de menor a mayor. De manera que establezcas un orden de pagos en el que la primera deuda a pagar sea la de menor cuantía.

Cuando definas cuál será la primera deuda a pagar, deberás destinar tanto dinero como puedas al pago de esta. No solo se trata de pagar los intereses mensuales sino de abonar tanto como puedas al capital, de manera que la deuda se vaya reduciendo cada vez más rápido.

Mientras haces los abonos más importantes a esta primera deuda, deberás abonar lo correspondiente al pago mínimo de las demás deudas para mantenerlas solventes.

Una vez que hayas terminado de pagar la deuda más pequeña, tomarás el dinero que solías destinar a esta y comenzarás a abonarlo a la siguiente deuda en el orden de pagos.

Extinguida esta deuda, tendrás un poco más de liquidez al final del mes, y por lo tanto tendrás más recursos para abonar al capital de la tercera deuda.

De esta forma vas pagando cada deuda hasta llegar a la más grande, momento en que tendrás mayor capacidad financiera por haber salido de las deudas más pequeñas.

El método de bola de nieve resulta altamente efectivo gracias a que permite hacer pagos de forma ordenada y planificada. Pero la verdadera razón de su éxito está en su efecto en la psiquis del deudor, puesto que genera la sensación de satisfacción al ver que se van extinguiendo cada vez más deudas de forma seguida.

5. Negocia con tu acreedor

Nuestro quinto consejo práctico para salir de deudas rápido es negociar con tu acreedor. Esta es una alternativa que generalmente olvidamos que existe, pero que en realidad resulta bastante beneficiosa.

Cuando tienes problemas al asumir el pago de tus deudas puedes acudir a tu acreedor y comunicar con sinceridad cuál es tu situación. El acreedor es el más interesado en recuperar el capital prestado por lo que debería estar abierto a negociar formas para que seas capaz de pagar.

Al negociar con tu acreedor lo mejor será que diseñes con anticipación un plan de pagos en el que reflejes bajo qué condiciones serías capaz de asumir el pago de la deuda.

Esto suele ser recomendable para personas que poseen una sola deuda importante.

Con un plan de pagos puedes acordar mejores condiciones para tu crédito como un plazo de amortización más largo y cuotas más bajas. Así como también puedes adquirir importantes beneficios como las quitas y esperas.

6. Emplea el método Avalancha

Parecido al método de bola de nieve, el método de Avalancha consiste también en definir un orden de pagos. La diferencia radica en que esta vez el orden de pagos será establecido en función del tipo de interés de cada deuda.

Mientras que en la bola de nieve comienzas pagando la deuda más pequeña, con la Avalancha deberás dar prioridad a la deuda con los intereses más altos.

La deuda con intereses más altos es la deuda más cara. Esto es así porque mientras más tiempo tardes en pagarla, más dinero habrás pagado por concepto de interés.

Se trata de un método más racional que el de bola de nieve, en este caso no sientes la sensación de avance que te ofrece el método anterior, puesto que la deuda con intereses más altos no es necesariamente la más pequeña ni la que te tomará menos tiempo pagar.

Sin embargo, sí resulta una estrategia inteligente, pues al reducir el tiempo para pagar la deuda con intereses más caros, estarás ahorrando dinero a largo plazo, dinero que podrás destinar al pago de otras deudas.

7. Encuentra nuevos ingresos

Por último pero no menos importante, te aconsejamos buscar nuevos medios de ingreso. Con esto nos referimos a aprovechar al máximo tu tiempo y buscar un segundo empleo a tiempo parcial.

Puedes intentar buscando un empleo como freelancer, de manera que puedas llevarlo a cabo desde tu casa con un horario que puedas compartir con tu empleo actual.

Otra forma de encontrar nuevos ingresos es vendiendo bienes de los que sientes que puedes prescindir. No necesariamente se trata de vender la casa o el coche.

Así como el patrimonio de una empresa está conformado por todos y cada uno de sus bienes (desde el escritorio más pequeño hasta el edificio más grande) tu patrimonio también está compuesto por todo lo que te pertenece, incluyendo tus zapatos.

Esto quiere decir que en casos de emergencia puedes vender cualquier artículo que no te resulte indispensable. Una colección de discos, joyas, cuadros, o cualquier objeto que pueda tener un valor comercial son candidatos válidos.

Lo importante es que comprendas que se trata de una situación temporal. Que una vez que hayas pagado todas las deudas podrás volver a tu estilo de vida anterior, y con suerte, recuperar lo que hayas perdido.

¿Necesitas ayuda?

Salir de deudas rápido puede parecer difícil, sobre todo cuando se trata de múltiples acreedores, y deudas de diferente cuantía y naturaleza. Cada caso necesita un tratamiento distinto, por lo que en la mayoría de las ocasiones lo mejor es contar con la asesoría de un profesional.

En Adiós Ficheros ponemos a tu disposición nuestro equipo de expertos en finanzas y Derecho Bancario, quienes están siempre listos para dar respuesta a tus inquietudes y ayudarte a tomar las decisiones más acertadas.

¿Estás en una situación de impago de deudas? Ya sea tarjeta revolving, intereses abusivos, un crédito exprés, o si estás en ASNEF u otros ficheros: contáctanos y te ayudaremos a solucionar tu caso particular.

Leave a Reply