Cuando las deudas empiezan a acumularse hasta el punto de superar tus ingresos, es importante tomar acciones inmediatas para evitar el impago. Una de las opciones más fáciles es la reunificación de deudas, un tipo de préstamo que suele estar respaldado por una garantía hipotecaria.

Ahora bien, ¿Qué ocurre cuando no tienes un préstamo hipotecario que te respalde? Pues no sufras, porque reunificar deudas sin hipoteca es posible, siempre y cuando se cumplan con ciertos requisitos que exploraremos más adelante.

En este artículo te explicaremos cómo la reunificación de deudas puede ayudarte a mantener tus finanzas por el buen camino.

En ADIOS Ficheros te ayudamos a encontrar la mejor solución para tus deudas. Trabajamos de forma honesta para que puedas librarte de las deudas de tus tarjetas, prestamo o minicréditos de la forma que mejor te convenga por tu situación.

¿En qué consiste la Reunificación de deudas?

Unificar, consolidar y reunificar son términos que se utilizan para hacer referencia a una alternativa de financiamiento destinada a aquellas personas que poseen varias deudas de diferentes naturalezas.

La reunificación de deudas permite a las personas insolventes o en riesgo de insolvencia, solicitar un préstamo personal o hipotecario cuya cuantía sea calculada en base a la suma total de todas sus deudas pendientes.

Lo que se pretende con este tipo de crédito es evitar que el cliente siga pagando más de una cuota a la vez, sometiéndose a una cuota única y con condiciones más favorables.

Es, en efecto, un crédito solicitado para pagar otros créditos anteriores. El banco o entidad financiera que concede la reunificación se encarga de pagar todas las deudas reunificadas, de manera que así el cliente es sacado de los ficheros de morosos.

Aunque el pasivo sigue siendo el mismo, la reunificación favorece al cliente gracias a que permite pagar sus deudas con condiciones más cómodas respecto a plazos de devolución intereses, etc.

Ventajas de Reunificar Deudas

reunificar deudas sin hipoteca

La reunificación de deudas puede resultar bastante beneficiosa si se hace como es debido. Entre sus principales ventajas podemos destacar las siguientes:

Reduce las cuotas mensuales

La principal razón por la que las personas piden la reunificación es porque la suma de sus deudas mensuales representa una cantidad de dinero que no pueden pagar. En estos casos al reunificar se puede lograr un plazo de amortización más largo, lo que significa que tendrás más tiempo para pagar la deuda, y por lo tanto, el importe mensual puede ser considerablemente más bajo.

Esto es sumamente importante cuando tu nivel de liquidez no te permite llegar a fin de mes. Reunificar a tiempo, antes de caer en insolvencia, te evitará grandes dolores de cabeza y te permitirá asumir tus pasivos en la medida de tu liquidez mensual.

Permite pagar de forma más fácil

En vez de someterte a varios pagos de diferentes cuotas mensuales, todas con diferentes condiciones, intereses y plazos, la reunificación te permite pagar una sola cuota de forma más simple y ordenada. Esto te ahorra tiempo y te evita estrés, al final de cuentas mantener las finanzas ordenadas se traduce también en ahorro de dinero.

Modifica el plazo de amortización

Dependiendo de la edad del cliente y la cantidad total de sus deudas, al reunificar se puede obtener un crédito con un plazo de amortización más largo. Esto significa que tendrás más tiempo para pagar y darte un respiro a final de mes, pues ayuda a bajar la cantidad de la cuota mensual.

Intereses más bajos

Aunque todo va a depender del banco o entidad financiera con quien contrates la reunificación, existen buenas probabilidades de que el crédito de reunificación posea intereses más bajos que las deudas anteriores. Esto significa que, aunque tardes más tiempo en pagar, el crédito será más barato.

Te mantiene solvente

Si solicitas la reunificación de forma oportuna antes de caer en estado de insolvencia, puedes darte un respiro y retomar las riendas de tus finanzas. Esto significa que, al ser capaz de sumir tus pasivos mensuales, la reunificación evita que seas inscrito en ficheros de morosos.

En ADIOS Ficheros te ayudamos a encontrar la mejor solución para tus deudas. Trabajamos de forma honesta para que puedas librarte de las deudas de tus tarjetas, prestamo o minicréditos de la forma que mejor te convenga por tu situación.

Desventajas de reunificar deudas

No todo es color de rosa, por lo que aun cuando sea una alternativa bastante útil, la reunificación tiene ciertas desventajas que describiremos a continuación:

Pagar Comisiones

Los créditos de reunificación de deudas suelen estar asociados al pago de altas comisiones por gestión bancaria, así como pagos en trámites notariales y registrales.

Pagar por Más Tiempo

Bajar la cuota mensual tiene su precio, y es el de alargar el plazo de amortización. Esto puede resultar más cómodo para el futuro cercano, pero inevitablemente alargará el tiempo que tomará eliminar por completo la deuda.

Pagar Gastos Adicionales

Además de las comisiones de la entidad, deberás también asumir el pago de los gastos notariales, registrales, de asesoramiento, de formalización y tramitación del crédito.

Consecuencias de No Pagar

Dejar de pagar una cuota del crédito de reunificación puede traer serias consecuencias como la pérdida del patrimonio y la inscripción en un fichero de morosos.

¿Cómo reunificar deudas sin hipoteca?

reunificar deudas sin hipoteca

Aunque tener un inmueble qué hipotecar puede facilitar en gran medida el asunto, la reunificación también es posible sin necesidad de estar respaldado por una hipoteca.

Lo que la entidad financiera desea es comprobar que no estás endeudado con nadie más y que cuentas con los ingresos suficientes para asumir el pago total de la deuda. Para comprobar lo anterior, deberás cumplir con los siguientes requisitos:

  • Solicitar un crédito de reunificación cuyo importe no supere los 30.000€.
  • No figurar en ASNEF ni ningún otro fichero de morosos.
  • Demostrar que tienes un ingreso estable.

¿Qué deudas se pueden reunificar?

Una de las preguntas más frecuentes en torno a la reunificación es qué tipo de deudas se pueden reunificar. En este sentido no existe realmente una diferencia entre la reunificación con y sin hipoteca, pues en ambos casos se puede solventar deudas como:

  • Préstamos al consumo.
  • Préstamos bancarios.
  • Tarjetas de crédito.
  • Préstamos por coches.

La diferencia entre la reunificación con y sin hipoteca sí afecta la cuantía de los préstamos. Siendo así más elevada la cuantía de los préstamos por reunificación con hipoteca, permitiendo así solventar deudas más grandes. Mientras que, en el caso de la reunificación sin garantía hipotecaria, los bancos y entidades financieras suelen aplicar un límite máximo comprendido entre 5.000€ y 30.000€.

¿Cómo funciona la reunificación de deudas sin garantía hipotecaria?

El banco o entidad financiera calcula el importe a conceder de acuerdo a la suma total de las deudas que haya declarado el cliente.

Si, por ejemplo, deseas reunificar las siguientes deudas:

  • Un préstamo personal con una deuda pendiente de 15.000€.
  • Un préstamo para comprar coche con una deuda pendiente de 5.000€.
  • Deudas con las tarjetas de crédito por un total de 3.000€.

La entidad financiera a la que solicites la reunificación te concederá un préstamo por 23.000€. Con este nuevo préstamo extinguirás los anteriores, y quedarás liberado de sus condiciones.

A partir de ese momento tu única deuda pendiente pasará a ser el crédito de reunificación. Este se regirá por las condiciones que hayas pactado con el banco, las cuales, deberán ser más convenientes que las que tenías en tus créditos anteriores. Así, lograrás un plazo de amortización más largo y como consecuencia una cuota mensual más baja que puedas cubrir con tus ingresos sin quedarte sin liquidez.

Otras formas de Reunificar Deudas Sin Hipoteca

Si cuentas con un buen historial crediticio y te encuentras solvente, existe una segunda alternativa para reunificar deudas sin hipoteca. Esto es, a través de la novación de un crédito ya existente.

Quienes poseen un crédito vigente, pueden solicitar a su entidad que amplíe el capital del mismo, de esta forma podrán usar el diferencial para pagar las demás deudas que tengan pendientes.

Como resultado, habrás eliminado todas tus deudas, excepto el crédito ampliado, el cual pasará a ser tu única prestación impaga. Las condiciones sobre el plazo de amortización y las cuotas mensuales podrán ser negociadas con la entidad para que se adapten a tu capacidad financiera.

Es importante destacar que para que esta acción sea procedente es necesario contar con un excelente historial crediticio. Pues de no ser así, ninguna entidad financiera accederá a ampliar el capital de su préstamo.

En ADIOS Ficheros te ayudamos a encontrar la mejor solución para tus deudas. Trabajamos de forma honesta para que puedas librarte de las deudas de tus tarjetas, prestamo o minicréditos de la forma que mejor te convenga por tu situación.

Leave a Reply